Los republicanos en la Cámara de Representantes ofrecieron aprobar una iniciativa de ley que evite el impago de la deuda federal y que ponga fin a un cierre parcial del gobierno, como parte de un paquete que incluya recortes a los programas de prestaciones sociales, dijeron funcionarios el viernes.

Los republicanos también buscan cambios en la ley de reforma de salud que impulsó el presidente Barack Obama, como parte de la propuesta para poner fin a un estancamiento que ha causado nerviosismo en los mercados financieros y ha dejado en casa a 350.000 empleados federales.

El presidente Barack Obama ha insistido en que no negociará con los republicanos sobre los gastos federales — ni ninguna otra cosa — hasta que sea reabierto el gobierno y elevado el límite de la deuda federal.

Sin embargo, en lo que se refiere a los programas de prestaciones, Obama ha respaldado un incremento en los costos del programa de seguro médico para ancianos Medicare — aunque solamente para aquellos con mejores condiciones financieras — y esa idea también es atractiva para los republicanos.

Los asesores de los republicanos John Boehner, presidente de la cámara baja, y Eric Cantor, líder de la mayoría en ese cuerpo legislativo, esbozaron la propuesta durante una reunión la noche del jueves en la Casa Blanca con altos funcionarios del gobierno federal, varias horas después de que Obama se reuniese con los líderes republicanos.

Sin confirmar los detalles en discusión, Cantor dijo: "Estamos esperando escuchar" de los funcionarios del gobierno.

Además de poner fin al cierre gubernamental e incrementar el tope de endeudamiento, la propuesta incluye una reducción en los recortes de gastos generalizados que comenzaron a implementarse hace un año y en lugar de ello reemplazarlos con recortes que el presidente ha respaldado.

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para declarar sobre discusiones privadas.

Cuando se acerca el fin de semana y con el plazo para elevar el límite de la deuda venciéndose en apenas cinco días, el líder de la minoría republicana en el Senado Mitch McConnell dijo que era hora de "dejar atrás toda esa histeria sobre un impago y en lugar de ello comenzar a dialogar para resolver los problemas".

McConnell y otros senadores republicanos se reunieron con Obama en la Casa Blanca durante 90 minutos. Al regresar al Capitolio, McConnell, rodeado por los otros republicanos, dijo a reporteros: "Ahora estamos de regreso para tratar de encontrar una solución sobre bases bipartidistas".

El senador republicano Mike Thomas pronosticó que "en los próximos tres o cuatro días" habrá un plan de la cámara baja que se va a convertir en un plan del Senado. "Me siento más optimista hoy que lo que he estado en las últimas dos semanas", agregó.

___

Los periodistas de The Associated Press Julie Pace, Jim Kuhnhenn, Andrew Taylor y Donna Cassata contribuyeron a este despacho.