Alemania, Suiza y Bélgica, los tres equipos con opciones de cerrar matemáticamente su clasificación para el Mundial, amarraron el pasaporte para Brasil 2014 con una jornada de antelación tras ganar en sus respectivos compromisos.

Trece son los equipos que ya forman parte del cartel mundialista. Alemanes, helvéticos y belgas se unen a Brasil, como equipo anfitrión, más Argentina, Australia, Costa Rica, Irán, Italia, Japón, Holanda, Corea del Sur y Estados Unidos.

Rusia, Bosnia Herzegovina e Inglaterra pueden refrendar su clasificación el martes, en la última sesión. No dependen de nadie para completar su condición de campeones de grupo. Al acecho está Portugal, Grecia y Ucrania, segundos de las clasificaciones y aún con esperanzas de no tener que recurrir a la repesca.

Bélgica triunfó en Zagreb ante Croacia (1-2) y en Brasil enterrará una etapa gris para acabar con doce años de ausencia en un Mundial. Selló su clasificación para Brasil 2014 con un doblete de Romelu Lukaku tras imponerse con un contundente juego a Croacia por 1-2.

El conjunto balcánico acabará segundo de su grupo y disputará la repesca.

Sami Khedira, Andre Schürrle y Mesul Özil llevaron a Alemania a cumplimentar el trámite necesario ante Irlanda (2-0), para asegurar la estancia en Brasil.

Suecia, liderada por Zlatan Ibrahimovic, que culminó la remontada, se impuso a Austria (2-1) y puso pie y medio en la repesca. Martin Harnik adelantó al conjunto centroeuropeo, que afrontó el duelo con la segunda plaza también en juego para sus intereses. Martin Olsson logró el empate y el atacante del Paris Saint Germain el triunfo local a tres minutos del final.

Suiza venció en Albania (1-2) y disipó la incertidumbre de la jornada final. El bloque helvético se aseguró la presencia en el Mundial. Xherdan Shaqiri y Michael Lang llevaron el triunfo al conjunto de Ottmar Hitzfeld. Hamdi Salihi, de penalti, anotó el único tanto local en el último minuto.

Islandia, que venció a Chipre (2-0) y Eslovenia, que superó a Noruega (3-0), se jugarán el segundo puesto en la sesión del próximo marte.

Rusia se colocó a un paso del torneo tras lograr una fácil victoria en Luxemburgo (0-4), en un partido en el que los pupilos de Fabio Capello demostraron haberse aprendido ya de memoria el libreto del italiano.

En caso de que los rusos obtengan una nueva victoria el martes en Azerbaiyán, se clasificarían directamente para su primera Copa Mundial desde 2002. De esta forma, condenarían a la repesca a la Portugal de Cristiano Ronaldo, que pagaría así el precio de su mal arranque en la fase de clasificación.

La carrera en el Grupo C es cerrada. Bosnia-Herzegovina dio un paso más hacia la hazaña de clasificarse por primera vez para un Mundial al vencer a la débil selección de Liechtenstein por cuatro goles a uno.

Con el triunfo de hoy, el equipo de Safet Susic se pone primero del grupo G, a falta de un partido, ante Lituania, para que termine la ronda de clasificación.

Grecia, alentada por el tanto en propia puerta de Martin Skrtel, ganó a Eslovenia y afrontará la última jornada a un punto de distancia, a la espera del fallo balcánico.

Inglaterra salió airosa de la jornada. Presionada por la victoria de Ucrania ante Polonia (1-0), a la que dejó sin opción alguna de llegar al Mundial, goleó a Montenegro (4-1) con los tantos de Wayne Rooney, Branko Boskovic en propia puerta, Andros Townsend y Daniel Sturridge, de penalti.

Finalmente, Holanda arruinó las expectativas de Hungría, que salió sonrojada de su duelo ante el cuadro de Louis Van Gaal (8-1). fue la noche de Robin Van Persie, que firmó tres de los goles para superar a Patrick Kluivert como máximo anotador en la historia del combinado orange. El delantero del Manchester United totaliza 41 dianas. Una más que el ex jugador del Barcelona.

La goleada dejó sin posibilidades de ser segundo al combinado húngaro. Y alentó las expectativas de Turquía, que superó a domicilio a Estonia y se encuentra en una situación impensable tiempo atrás. Depende de sí misma para acabar segunda y entrar en la repesca.