Los contratiempos de la acomplejada Bridget Jones, con sus esfuerzos frustrados para bajar de peso, vuelven en la tercera novela de Helen Fielding pero sin Mark Darcy, el apuesto inglés con el que la protagonista ha tenido dos hijos.

"Mad about the Boy" (Loca por el chico), la última entrega de este personaje que nació en la columna de un diario en 1995, es publicado mañana en el Reino Unido, donde la noticia de que Darcy ha muerto ha provocado la decepción del público femenino.

Esta vez Bridget tiene 51 años, está viuda y enamorada de un joven de 30 años, al que conoció a través de la red social Twitter, aunque la relación le provoca numerosas reflexiones, como si está bien llevarlo al cumpleaños de una amiga de 60 años.

Con toques de humor, el libro, de la editorial Jonathan Cape, muestra a una Bridget con las inseguridades de siempre: cuenta las calorías, cuestiona sus decisiones y, ahora, se preocupa por las arrugas y por llegar a tiempo al colegio de sus niños.

"Peso: 130 libras (59 kilos) una caída aterradora hacia la obesidad. ¿Por qué? ¿Por qué?", se pregunta Bridget en su diario, en el que también muestra lo mucho que echa de menos a Darcy.

En la película de Bridget Jones, que salió en 2001, Darcy es interpretado por el actor británico Colin Firth, el mismo que encarnó al Darcy del libro "Orgullo y Prejuicio" de Jane Austen en la adaptación televisiva que hizo la BBC en 1995.

La muerte de Mark Darcy, desvelada por "The Sunday Times" a finales de septiembre, ha sido motivo desde entonces de amplios titulares en la prensa, dado el interés femenino.

Los libros de Fielding, que fueron llevados al cine con la actriz estadounidense Renee Zelleweger en el papel de Bridget, fueron "Bridget Jones' Diary" (Los diarios de Bridget Jones, 1996), y "The Edge of Reason" (Al borde de la razón, 1999).

Además de Zellweger y Firth, el actor británico Hugh Grant se puso en la piel del arrogante Daniel Cleaver, jefe de Bridget y el personaje que se enfrentó a Darcy en el primer libro por ganarse el amor de Bridget.

El tercer libro empieza cinco años después de la muerte de Mark Darcy y mientras Cleaver, que es el padrino de sus dos hijos, lucha por animar a una Bridget sumida en la tristeza.

No obstante, las cosas cambian cuando conoce por internet al joven Roxster, quien, no obstante, le produce constantes reflexiones internas.

"Cinco años. ¿Realmente han sido cinco años? Oh Mark, Mark. ¿Qué estoy haciendo? ¿Por qué empecé todo esto? ¿Por qué no me he quedado como estaba? Triste, sola, sin trabajo, sin sexo", escribe ahora esta cincuentona en sus diarios.

Pese a la gran expectativa que ha rodeado su publicación, el libro no ha recibido buenas críticas de los periódicos.

"The Daily Telegraph" califica la nueva entrega de "decepcionante", sin el humor de los otros libros, mientras que para "The Guardian" es "escandalosa" la muerte de Darcy.

En el primer texto, Fielding relataba las andanzas de una treintañera en la capital británica en la década de los 90 y sus inseguridades la transformaron en una heroína de los lectores.

Su primer libro está basado en una columna que la autora tenía en el diario británico "The Independent" y que en su día tuvo una gran aceptación de los lectores.

La autora, cuyos dos primeros libros alcanzaron unas ventas de 15 millones de copias en todo el mundo, siempre ha negado que su personaje esté basado en su vida personal, si bien ella tiene 55 años y es madre de dos hijos.

Después de que su relación con Kevin Curran, un ejecutivo de televisión de Los Simpsons, terminase en 2009, Fielding volvió de EE.UU. a Londres con sus dos hijos.

Viviana García