El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México anunció hoy que impulsará algunos "ajustes" en la reforma fiscal propuesta el pasado septiembre por el presidente Enrique Peña Nieto, una decisión que busca garantizar la aprobación en el Parlamento del proyecto.

El presidente de PRI, César Camacho, anunció hoy en una rueda de prensa que los legisladores de su formación política habían acordado "impulsar ajustes" en determinadas partidas del proyecto de reforma fiscal.

Mencionó, por ejemplo, que no se imponga el IVA a los pagos de las matrículas escolares o colegiaturas y que tampoco se aplique a otros conceptos, como las hipotecas o los alquileres de viviendas.

"Es convicción del PRI que (la reforma) no sólo es necesaria, sino urgente, y por lo tanto impostergable", afirmó Camacho en una rueda de prensa que ofreció en la sede de la Cámara de Diputados, acompañado de legisladores de su partido.

La reforma fiscal fue presentada el pasado 8 de septiembre por Peña Nieto y debe ser analizada en los próximos días en el Parlamento, primero por los diputados y después por los senadores, a partir del proyecto gubernamental.

Forma parte de un paquete económico que incluye propuestas de fondo, como una pensión universal o un seguro de desempleo, y también correcciones en conceptos tributarios diversos, algunos de los cuales mencionó Camacho en su rueda de prensa.

Ayer, el diputado del PRI Manlio Beltrones anunció que su partido había llegado a un acuerdo con otros grupos legislativos para presentar una serie de modificaciones al proyecto gubernamental, en términos parecidos a los "ajustes" mencionados hoy por Camacho.

Por lo menos el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) confirmó hoy la existencia de ese acuerdo y uno de sus dirigentes, Silvano Aureoles, dijo que ese consenso puede permitir llegar a un acuerdo legislativo "muy pronto".

Pero el conservador Partido Acción Nacional (PAN), el segundo grupo parlamentario, desconoció cualquier tipo de acuerdo con los otros partidos y anticipó que votará en contra de la reforma fiscal cuando sea analizada por los diputados en primer término.

Consultado hoy Camacho sobre esta posición y la necesidad de contar con los votos del PAN para aprobar la iniciativa del Gobierno, que requiere de cambios constitucionales, dijo que "hay condiciones de que salga" aprobada.

"Es una mezcla de mucha política y mucha aritmética", agregó.

El proyecto de reforma fiscal incluye, entre otras decisiones, elevar el impuesto sobre la renta a los más ricos, fijar una tasa del 10 % para los beneficios en las operaciones bursátiles y homologar el IVA en todo el país. EFE

ag/pmc/jb