Los líderes de los diez países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y China, reunidos en la capital de Brunéi, apostaron hoy por una salida pacífica para los conflictos territoriales del Mar de China Meridional.

"Todos los Gobiernos están de acuerdo en solucionar las tensiones mediante el diálogo (...) ningún país quiere que se utilice la fuerza", declaró a Efe el portavoz del Gobierno tailandés, Teerat Ratanasevi, tras la reunión de presidentes y primeros ministros de los países que conforman la ASEAN en Bandar Seri Begawan.

El sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, instó a los presentes a "esforzarse por mantener la paz y estabilidad en la región" durante el discurso de apertura de la cumbre entre China y la ASEAN.

La disputa territorial por las islas Paracel, entre China, Taiwán y Vietnam, y el archipiélago de las Spratly, entre los tres anteriores más Brunei, Filipinas y Malasia, son los principales focos de tensión en el Mar de China Meridional.

Filipinas es el país de la ASEAN que más presiona a sus socios para presentar un frente común al régimen chino, que prefiere negociar individualmente el contencioso con cada uno de los países reclamantes.

"Todos estamos de acuerdo en que las disputas en el Mar de China Meridional deben dirimirse a través de las consultas y la negociación directamente de las partes concernientes", expuso el primer ministro chino, Li Keqiang.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, insistió en la necesidad de contar con reglas y cumplirlas.

"Está claro que la región no podrá progresar en un contexto donde las leyes no existen. A través del reconocimiento de las leyes garantizamos que los intereses de los estados miembros se respetan", añadió Aquino.

Filipinas es el país de la región que en el último año ha mantenido los mayores roces con China por las Spratly, un puñado de islas y atolones que permanecieron abandonados hasta que hace unas décadas llamaron la atención de los gobiernos por las reservas en recursos energéticos que contienen bajo el lecho marino.

Vietnam ha sido el otro país que más enfrentamientos ha protagonizado con China, en su caso por las Paracel.

"Trabajaremos con los países de la ASEAN para avanzar en el proceso de formulación de un Código de Conducta de manera activa y prudente bajo el principio de la construcción del consenso", señaló Keqiang.

"La paz en el Mar de China Meridional es una bendición para todos, mientras que la turbulencia no beneficia a nadie", zanjó el dirigente chino.

El mes pasado, representantes de China y la ASEAN celebraron en la ciudad china de Suzhou consultas oficiales que podrían desembocar en dicho tratado.

"La ASEAN debe trabajar en una hoja de ruta para iniciar lo más pronto las negociaciones formales que lleven a la firma del Código de Conducta", expuso el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

Además de con China, la ASEAN mantuvo hoy reuniones bilaterales con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, y el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

Kerry, que sustituye al presidente Barack Obama tras cancelar su asistencia a esta cumbre por la crisis presupuestaria en su país, reafirmó el compromiso de la Casa Blanca con la región Asia-Pacífico.

"El reequilibrio es un compromiso, está ahí para quedarse y permanecerá en el futuro", dijo Kerry durante su reunión bilateral con los mandatarios de la ASEAN.

Durante estas reuniones, los participantes consolidaron los lazos económicos y políticos con el objetivo de proseguir y mejorar los acuerdos comerciales.

La ASEAN, fundada en 1967, está formada por Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

La Cumbre de la ASEAN y las reuniones bilaterales y multilaterales concluyen mañana.

Noel Caballero