En el docudrama "Captain Phillips", Tom Hanks demuestra que es todo un veterano de la actuación. Con una barba canosa y lentes, su capitán Richard Phillips es para Hanks — quien ha hecho su carrera interpretando a tipos ordinarios — el más común de todos ellos: un capitán de clase trabajadora al frente de un barco carguero.

La película está basada en el incidente de 2009 en el cual el barco de Phillips, el Maersk Alabama, fue secuestrado por piratas frente a la costa de Somalia. Phillips fue tomado en un bote salvavidas y esto llevó a un enfrentamiento con la armada estadounidense. Para Hanks, quien ha representado películas de época como "Rescatando al soldado Ryan", "Captain Phillips" presenta un capítulo más reciente de la historia.

Se trata de una historia simple, narrada con el naturalismo documental de Greengrass, que crea mucha empatía. Muestra una pequeña y desesperada banda de somalís (interpretada por cuatro hombres nacidos en Somalia que viven en Minnesota ) y la respuesta de la tripulación del barco. "Captain Phillips" recrea el secuestro con la intensidad de una película de suspenso.

Cuando el estrés por el enfrentamiento entre las fuerzas y los secuestradores finalmente termina, una ola de alivio se apodera de Phillips en una escena excepcionalmente cruda, que no se había visto en la carrera de Hanks.

El papel seguramente le dará su sexta nominación al Oscar (ganó por "Filadelfia" y "Forrest Gump"), aunque han pasado más de diez años desde su última postulación (por "Cast Away" en 2001).

Mentras tanto, ha tenido algunas cintas ("The Da Vinci Code", "Angels & Demons", ambas con Ron Howard), ha probado la farsa con los hermanos Coen ("The Ladykillers") y proyectos interesantes (interpretando a seis personajes en "Cloud Atlas" del año pasado).

También dirigió su segunda película ("Larry Crown"), tuvo su debut en Broadway (con "Lucky Guy" de Nora Ephron) y amplió su compañía de producción Playtone, para convertirla en una empresa de medios digitales ("Electric City" para Yahoo).

"Estoy demasiado viejo ahora como para saber qué voy a hacer", dijo Hanks, quien reveló en "The Late Show" el lunes que tiene diabetes tipo 2.

"Las películas son como hojas en un árbol", dijo Hanks, quien también protagoniza a Walt Disney en "Saving Mr. Banks", próxima a estrenarse. "Tienes que sentarte y atraparlas mientras pasan", dijo, sin evitar repetir la frase en tono de mofa y con voz de chamán.

Al principio Hanks se sintió atraído a la historia por las memorias de Phillips, a quien el actor visitó dos veces en su natal Vermont, y el guion de Billy Ray. Pero trabajar con Greengrass (director de "United 93" y "Bloody Sunday") fue una experiencia muy diferente. El director británico ensaya mucho y después filma escenas de corrido con cámaras en mano.

Hanks recuerda su perplejidad ante la forma en la que Greengrass logra tal verosimilitud.

"Sé cómo se hacen películas, cómo se hacen las tomas y cómo funcionan los guiones gráficos y todo eso. Pero ¿Cómo lo hace él?", dijo.

Hanks dijo que terminó por disfrutar el proceso que le permitía enfocarse exclusivamente en la actuación: "no teníamos que preocuparnos de las marcas o de la luz. La escena nos llevaba".

Greengrass dice que Hanks es sencillamente: "un gran estadounidense, un gran hombre de verdad".

"En una época del cine en la que el panorama está dominado por superhéroes... es un actor que ha construido una carrera fantástica interpretando hombres ordinarios", dijo Greengrass. "Significa que en cada uno de esos papeles tienes menos posibilidad de imponerte. Tu meta es presentar personas que tienen limitaciones en su poder, limitaciones en su rango emocional".

"Captain Phillips" también humaniza a los secuestradores, presentándolos como jóvenes en un país devastado por la guerra, presionados por criminales para conseguir el mayor pago posible por el secuestro de barcos que pasan cerca de la costa de Somalia.

Greengrass no permitió a propósito que los actores somalíes se acercaran a Hanks antes de que filmaran su primera escena juntos, cuando los piratas asaltan el barco. Para el director ese era el momento de la verdad para sus actores no profesionales: "Al ver el monitor pensaba, mi película depende de esto".

Barkhad Abdi, quien interpreta al capitán de los piratas dijo que dio cuenta de la importancia de la escena pero "al mismo tiempo estábamos emocionados de conocer a Tom". El actor de 28 años se maravilló de la forma en la que Hanks bromeaba con ellos justo antes de que comenzara una toma.

"Pero cuando comenzaba la segunda escena, él literalmente se convertía en el personaje", dijo Abdi. "Cuando vi eso me ayudó a formar mi personaje mejor. Él se volvía el capitán Phillips y nosotros teníamos que hacerlo también".

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle