Los gobiernos de Estados Unidos, España y de varios países de América Latina le desearon este martes una pronta recuperación a la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien se recupera satisfactoriamente tras ser operada en una clínica de Buenos Aires para drenar un hematoma craneal.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, deseó hoy una "pronta recuperación de salud" a la mandataria argentina, según escribió en su Twitter en inglés y español la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson.

Una vez finalizada la intervención quirúrgica en el Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, que duró alrededor de una hora y media, el portavoz presidencial argentino, Alfredo Scoccimarro, anunció a los medios que Fernández estaba "bien" y "de muy buen ánimo".

Decenas de simpatizantes se congregaron en la puerta principal del sanatorio y corearon "Fuerza Cristina", "Vamos Cristina" y "¡Que se sienta, que se sienta" en solidaridad con la presidenta, quien se encuentra internada en una habitación de la Unidad de Cuidados Intensivos.

A su turno, el vicepresidente argentino, Amado Boudou, declaró que la "presidenta está junto a todos nosotros en los hechos y en las obras, al lado nuestro, adelante nuestro, conduciéndonos".

"Hoy es un día de una enorme alegría porque las cosas van marchando en la salud de la presidenta", agregó Boudou, quien es cuestionado por la oposición para hacerse cargo del Ejecutivo durante la convalecencia de la mandataria.

En las próximas 48 horas, la mandataria sólo podrá recibir visitas de sus familiares más directos y luego será trasladada a una habitación de planta, donde tendrá que permanecer al menos una semana, según medios locales.

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, envió un telegrama en el que le deseó una completa recuperación a la mandataria argentina, quien llegó a la Presidencia en diciembre de 2007 y se sometió en enero de 2012 a otra intervención quirúrgica para extirparle la glándula tiroides.

"Con motivo de su operación de hoy, quiero enviarle un afectuoso saludo y transmitirle en nombre del Gobierno de España, en el de todos los españoles y en el mío propio mis deseos de pronta y completa recuperación", escribió Rajoy.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que le enviará una figura del llamado "santo venezolano", José Gregorio Hernández, para que la proteja y la ayude a recuperar su salud.

"Quería pedirle a nuestro santo su protección para la presidenta de Argentina, quien anda batallando por el restablecimiento de su salud", dijo en cadena de radio y televisión Maduro, quien mostró una figura del santo que enviará en "nombre de todo el pueblo de Venezuela".

El mandatario uruguayo José Mujica dijo que espera que "el vasto mundo cristiano al que pertenece ruegue por la salud de la mandataria" y destacó que América Latina "necesita su presencia luchadora y militante".

"Esperamos que se pueda recuperar con rapidez porque Argentina y más en general América Latina necesitan su presencia luchadora y militante", agregó.

"Espero que la sociedad argentina tenga la paciencia necesaria para esperar la recuperación de Cristina", agregó.

En el mismo sentido, el presidente nicaragüense Daniel Ortega dijo que su Gobierno espera que "pronto esté reincorporada plenamente con toda esa vitalidad, con toda esa fuerza que ella tiene al frente de ese pueblo".

El ministro de Comunicación de Costa Rica, Carlos Roverssi, dijo en representación de la mandataria Laura Chinchilla que "estamos atentos a la situación" de Fernández" y "esperamos que no pase a más".

Jaime Miranda, el canciller de El Salvador, reseñó en un comunicado que el presidente Carlos Mauricio Funes y su Gobierno "se solidariza con la mandataria argentina", de quien confía siga "liderando a su país con el empeño que la caracteriza y estrechar aún más los vínculos existentes" entre ambos países.

El parte médico difundido por el hospital indicó que el proceso para "evacuar el hematoma subdural derecho" se realizó mediante una cirugía "sin complicaciones". Previamente, "fueron descartados los riesgos cardiovasculares a través de distintos exámenes complementarios".

Fernández, 60 años, fue operada por una "colección subdural crónica", un hematoma alojado en la cabeza producto de un traumatismo que sufrió el pasado 12 de agosto.

La presidente está ingresada en la sexta planta del Hospital Favaloro, acompañada por sus hijos, Máximo y Florencia, y su madre, Ofelia Wilhelm.

En la víspera, también expresaron su solidaridad el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y la mayoría de mandatarios regionales como Rafael Correa, de Ecuador; Evo Morales, Bolivia; Horacio Cartes, Paraguay; Juan Manuel Santos, de Colombia; y Dilma Rousseff, de Brasil.

En contraste, el Gobierno de las Malvinas (Falklands) no se ha pronunciado sobre la operación de Fernández, según dijo hoy a Efe en Londres una portavoz del Ejecutivo del archipiélago.

Las Malvinas, un territorio autónomo dependiente del Reino Unido cuya soberanía reclama Argentina desde 1833, celebrará elecciones generales el próximo 7 de noviembre para renovar los ocho miembros de su Asamblea legislativa, el órgano de gobierno de las islas.