Iván Mejía

Los Ángeles, 7 oct (EFEUSA).- El colombiano Hernando Garzón, médico especializado en catástrofes en todo el planeta, dirige en los hospitales Kaiser Permanente un programa de voluntarios para auxilio en casos de desastres, denominado "Global Health".

"Los grandes desastres, en cualquier país, está demostrado que a quienes afectan más es a los más pobres", dijo a Efe el director de este programa de salud global.

"El sufrimiento de otras personas impacta y por eso son muchos los doctores que desean ayudar, sin que les paguen nada, en cualquier catástrofe", aseguró el coordinador de más de 130 voluntarios que han atendido pacientes en 22 naciones.

El programa "Global Health", fundado en 2008, tiene por objetivo atender comunidades con necesidades médicas, catástrofes naturales o calamidades provocadas por humanos, detalló Garzón.

A nivel internacional el aporte de los voluntarios estadounidenses lo coordina con la organización Médicos sin Fronteras.

"Cuando me entrenaba en medicina de emergencia en 1990 un avión se estrelló en Long Island y en el hospital (Jewish Medical Center) comenzamos a recibir las personas severamente heridas, hubo fatalidades", recordó Garzón.

"Ahí es donde me nació el deseo de ayudar en desastres, para lo cual hay que tener una buena preparación con el fin de salvar muchas vidas", aseveró el galeno que además es director de Manejo de Emergencias de la red de 21 hospitales Kaiser del norte de California.

Garzón fue traído de Colombia a Estados Unidos cuando sólo tenía 4 años de edad. En 1984 obtuvo su licenciatura en química del Williams College, Massachusetts, y en 1988 egresó de la escuela de medicina de la Universidad de Nueva York.

El doctor se especializó en medicina de emergencias entre 1989-1992 en el hospital Jewish Medical Center en Long Island.

"En 1992 entré a trabajar en emergencias en los hospitales Kaiser en Sacramento, California, y como voluntario me inscribí en el equipo de búsqueda y rescate de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA)", rememoró Garzón.

"El primer desastre al que fui a trabajar con un equipo de 72 personas de FEMA fue en la atención de pacientes producto del bombazo en (un edificio de) la ciudad de Oklahoma, en abril 1995", dijo.

Con una experiencia de ayuda en más de 20 desastres, Garzón a nivel nacional acudió a atender pacientes víctimas del colapso de los edificios del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York; además atendió a víctimas del Huracán Katrina en Nueva Orleans en el 2005, entre otros.

A nivel internacional el médico, junto a colegas, atendió pacientes víctimas del Tsunami en Sri Lanka en enero del 2005 y en noviembre del mismo año asistió heridos en el terremoto de Paquistán.

En agosto de 2011 se trasladó a la región de Kenia y Somalia para atender a la población en hambruna, además de otros desastres.

"En países desarrollados como Estados Unidos hay recursos para responder a catástrofes", destacó Garzón al comparar con la atención a damnificados en otros países.

"Pero el huracán Katrina demostró que los más pobres son los más afectados, porque los que tenían un carro y ahorros se pudieron ir lejos, mientras los que no tenían ni un vehículo se quedaron y fueron los más afectados", indicó.

Garzón destacó la importancia de colaborar en calidad de voluntario en organizaciones de ayuda a los más necesitados a nivel local o internacional.

"Con lo que ayuda Kaiser es que provee medicina y equipos médicos para que los voluntarios acudan a ayudar", aseguró Garzón sobre el programa "Global Health".

"Además Kaiser les asegura que no importa el tiempo que las comunidades los necesiten en los desastres al regresar tendrán su empleo", indicó el cofundador del programa.

En Latinoamérica, Garzón acompañado por sus voluntarios trabajó en la atención de víctimas del terremoto en Pisco, Perú, en agosto de 2007 y en el seísmo de Puerto Príncipe, Haití, en enero de 2010.

"En el trabajo internacional me gusta coordinar con los médicos locales, porque ellos conocen el idioma, la cultura y las necesidades urgentes de la gente", explicó Garzón.

"En cada catástrofe trabajo con colegas de otros lugares, como de Asia y Europa, por ejemplo, y juntos con los pacientes reafirmamos que en el mundo todos somos una gran familia", finalizó. EFE

im/lka