Tom Brady, un mariscal estelar, vio cortada una racha notable. Peyton Manning, otro consagrado, estuvo a punto de sufrir también un tropiezo, pero Tony Romo, un mariscal estupendo que tuvo una tarde histórica, demostró sin embargo que no está todavía en esa elite, al equivocarse de nuevo en una ofensiva crucial.

Manning y los Broncos siguieron invictos, gracias a un gol de campo de 28 yardas de Matt Prater, en el último segundo del encuentro. Denver se impuso 51-48 a los Cowboys de Dallas, en uno de los duelos ofensivos más espectaculares de la historia.

Tony Romo lanzó para 506 yardas y cinco touchdowns por Dallas (2-3), pero vio interceptado su último pase del partido por Danny Trevanthan, en la yarda 24 de Dallas, lo que dejó servida la mesa para el gol de campo de Prater.

Romo encabezó el primer ataque aéreo de más de 500 yardas en la historia de Dallas. Pero tras el pase interceptado, los Broncos (5-0) avanzaron hasta la yarda uno y dejaron sólo dos segundos en el reloj para cerciorarse de que la patada de Prater fuera la última jugada de un encuentro electrizante.

Manning siguió en camino de lograr un récord de pases de anotación en el comienzo de una temporada. Totalizó 414 yardas y cuatro anotaciones con sus envíos por Denver.

Los equipos totalizaron 1.039 yardas en forma combinada. Fue el segundo partido con más puntos combinados en tiempo regular desde 1970, cuando se fusionaron la Liga Nacional y la Americana, de acuerdo con la firma STATS.

"Fue sorprendente que un duelo de ofensivas así se haya decidido por una gran jugada de la defensiva al final", dijo el entrenador de Denver, John Fox, respecto del envío interceptado a Romo. "Gracias a Dios, nuestra ofensiva nos mantuvo en la pelea durante todo el encuentro".

Cincinnati y Cleveland totalizaron 106 puntos entre ambos en 2004, cuando los Browns se impusieron 58-48.

Manning rebasó a Dan Marino, en el segundo lugar de más yardas en la historia. Totaliza 61.371, frente a las 61.361 que acumuló la leyenda de los Dolphins.

Los Bengals no cometieron errores que salvaran de la derrota a Tom Brady.

El acarreo de una yarda de BenJarvus Green-Ellis en el último cuarto fue el único touchdown del partido y Cincinnati puso fin a la notable racha de pases de anotación de Brady, al imponerse 13-6 ante unos Patriots de Nueva Inglaterra que perdieron su invicto.

Los Bengals (3-2) derribaron cuatro veces a Brady, y evitaron que Nueva Inglaterra (4-1) pisara la zona de anotación en primera y gol en la yarda 1, en las postrimerías del partido.

A 16 segundos para el final, Adam "Pacman" Jones interceptó un pase desesperado de Brady dentro de la 5 para sentenciar el partido.

Y así terminó la racha de 52 partidos en fila de Brady con por lo menos un pase de touchdown, la segunda más prolongada en la historia de la NFL y sólo por detrás de Drew Brees. Los Patriots no anotaron touchdown por primera vez desde la derrota 16-9 ante los Jets el 20 de septiembre de 2009.

"Estoy molesto por haber perdido, creo que eso es lo único importante", dijo Brady cuando se le preguntó si le preocupaba el fin de su racha.

Además de los Broncos y los Patriots, otros tres equipos invictos entraron en acción en domingo. Los Saints y los Chiefs conservaron esa condición, pero los Seahawks cayeron.

Drew Brees hizo dos pases para touchdown, el wide receiver Jimmy Graham tuvo otro juego con al menos 100 yardas y Nueva Orleáns venció 26-18 a los Bears. Los Saints ganaron por primera vez en Chicago desde el 8 de octubre de 2000.

Jamaal Charles anotó en un acarreo de una yarda cuando restaban 6:23 minutos del encuentro, y Kansas City derrotó 26-17 a los Titans de Tenesí. Los sorprendentes Chiefs están teniendo su mejor inicio de campaña desde 2003, cuando ganaron sus primeros nueve encuentros.

Por su parte, Andrew Luck lanzó dos pases de anotación y Donald Brown logró el touchdown de la ventaja cuando restaban 8:55 minutos, para que los Colts de Indianápolis vencieran 34-28 a Seattle. Los Seahawks perdieron su primer partido de temporada regular desde el 25 de noviembre.

En otros partidos, los Rams de San Luis derrotaron 34-20 a los Jaguars de Jacksonville, que tienen una foja de 0-5; los Ravens de Baltimore superaron 26-23 a los Dolphins de Miami para propinarles su segunda derrota consecutiva, y los Eagles de Filadelfia doblegaron 36-21 a los Giants de Nueva York, que no han ganado en la temporada.

Además, los Packers de Green Bay se impusieron 22-9 a los Lions de Detroit, y los Cardinals de Arizona doblegaron 22-9 a los Panthers de Carolina.

En un partido nocturno, los 49ers de San Francisco aplastaron 34-3 a los Texans de Houston. Ya entrada la madrugada, los Raiders de Oakland recibían a los Chargers de San Diego.