La ministra venezolana de Deportes, Alejandra Benítez, y el embajador de Cuba, Rogelio Polanco, rindieron homenaje hoy en el aeropuerto de Caracas a las 73 víctimas que dejó un atentado perpetrado en 1976 contra un avión civil y exigieron la liberación de cinco cubanos encarcelados en EE.UU.

Entre las víctimas estaban los miembros del equipo de esgrima de Cuba que días antes de embarcar en el avión, que se precipitó al mar por un atentado atribuido a agentes anticastristas, ganaron los títulos del Campeonato Centroamericano y del Caribe celebrado entonces en Caracas.

Las bombas fueron colocadas por un equipo de agentes al mando del cubano venezolano Luis Posada Carriles, cuya extradición ha sido pedida a Estados Unidos tanto por Cuba como por Venezuela.

El embajador cubano criticó, en declaraciones a la emisora interestatal Telesur, que "la política norteamericana" mantenga sin respuesta las peticiones sobre Posada Carriles y a la vez "fomente la subversión, la desestabilización interna en Venezuela y mantenga en prisión desde hace 15 años a los luchadores antiterroristas cubanos conocidos internacionalmente como Los Cinco".

"Exigimos al presidente (estadounidense Barack) Obama, premio Nobel de la Paz, que ha hecho de la guerra una obsesión como todos sus predecesores, el cese del encierro a los cinco héroes cubanos", manifestó el embajador cubano.

Aludió a Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González, encarcelados en Estados Unidos por espionaje, aunque el último fue liberado en 2011 y en abril pasado llegó a Cuba tras renunciar a su ciudadanía estadounidense.

La ministra venezolana, también integrante de la selección de esgrima de Venezuela, escribió en Twitter tras la ceremonia: "A 37 años del ataque terrorista que lleno de luto al pueblo Cubano y a la esgrima mundial!!! Honor a los caídos!! Libertad para los 5!!".