Scott Dixon tomó el control del campeonato de la IndyCar gracias a que el brasileño Helio Castroneves sufrió su segundo problema mecánico en dos días en el Gran Premio de Houston, donde la carrera terminó cuando el bólido de Dario Franchitti salió despedido por los aires y se estrelló contra la alambrada, en la última vuelta.

El aparatoso accidente en la quinta curva ocurrió cuando el escocés Franchitti, cuatro veces campeón de la IndyCar, hizo contacto con el bólido de Takuma Sato. El auto de Franchitti cayó encima del bólido del japonés y se trepó a la alambrada, arrojando una gran cantidad de fragmentos del vehículo hacia el graderío principal.

Tras el impacto contra la cerca, el bólido de Franchitti cayó otra vez en la pista.

Luego, el auto del venezolano E.J. viso golpeó el de Sato. Se izó la bandera roja que paralizó la carrera, lo que permitió que el australiano Will Power, piloto de Penske Racing, se llevara la victoria. Dixon se vio frustrado en su intento de conquistar las dos carreras que conforman este gran premio, luego de imponerse el sábado.

El neozelandés tuvo que conformarse con el segundo lugar. Llegó a la doble competición de Houston 49 puntos detrás de Castroneves, pero ha quedado con 25 unidades de ventaja, de cara a la carrera del 19 de octubre, que marcará el final de la temporada.

No hubo celebración de Dixon ni de Power, quien se anotó su segundo triunfo de la temporada. Ambos tuvieron que conducir entre los restos del accidente que involucró a tres bólidos, y pasaron a un lado de Franchitti, quien permaneció sentado en su monoplaza, esperando atención médica.

Dixon hizo una seña a su compañero de escudería, quien le respondió. El dueño del equipo, chip Ganassi, llegó al lugar en una motoneta.

Franchitti fue colocado en una camilla y se le llevó en una ambulancia a un hospital, por lesiones en un tobillo y en la espalda.

"Definitivamente, Dario golpeó muy fuerte la alambrada", dijo Dixon. "Más que nada espero que tanto él como los espectadores se encuentren bien. Fue un impacto tremendo sobre la cerca".

Aparentemente, restos del auto de Franchitti cayeron en el graderío. IndyCar informó que un funcionario de la pista fue llevado a un hospital por lesiones menores. No surgió información de inmediato sobre posibles lesiones a los espectadores.

Castroneves, quien tuvo también un problema en la caja de velocidades en la carrera del sábado, finalizó 23ro. Había largado primero, y saltó en las posiciones para quitar la punta a Dixon, quien informó mediante la radio, minutos después y a gritos, que el auto del brasileño dejaba escapar aceite.

Dixon dijo que algo de aceite cayó en sus neumáticos y en su visor.

El problema empeoró y Castroneves debió detenerse tras apenas 11 vueltas en el Reliant Park.

"Es frustrante y decepcionante", dijo Castroneves. "Esto duele mucho"