El mexicano Sergio Pérez (McLaren), que acabó décimo el Gran Premio de Corea de Fórmula Uno, en el que su monoplaza sufrió el reventón del neumático delantero derecho, originando la entrada del primero de los dos coches de seguridad declaró que merecieron "más hoy" y que tuvieron "muy mala suerte".

"Merecimos más hoy, tuvimos muy mala suerte", afirmó 'Checo' Pérez, nacido hace 23 años en Guadalajara (Jalisco) y que hoy se clasificó dos puestos por detrás de su compañero inglés Jenson Button, campeón del mundo en 2009 (a bordo de un Brawn).

"Aunque ese juego en concreto (de neumáticos) estaba bastante usado, frené en el mismo punto como siempre. Había dado 21 vueltas con ese juego, cuando, de repente, la (rueda) delantera derecha explotó, destrozado el alerón delantero", explicó el piloto tapatío, que este año ya sufrió un problema similar por culpa de los Pirelli en Silverstone (Inglaterra), durante el Gran Premio de Gran Bretaña.

"Tuve suerte en ese momento, porque no tenía otros coches cerca de mí", opinó 'Checo', que el año pasado logró tres podios a bordo de un Sauber: fue segundo en Sepang (Malasia) y en Monza (Italia); y tercero en Montreal (Canadá).

"De todas formas, desde la perspectiva del equipo, ha sido muy decepcionante que un incidente aislado destruyese el importante progreso que habíamos hecho durante todo el fin de semana", opinó 'Checo', que ocupa la decimotercera posición en el Mundial, con 23 puntos.