La estadounidense Serena Williams, campeona en 2004, y la serbia Jelena Jankovic, vencedora en 2008, lucharán mañana por el título en la décima edición del torneo de Pekín, al derrotar a la polaca Agnieszka Radwanska y a la checa Petra Kvitova, respectivamente.

Serena se impuso en tan solo 72 minutos a Radwanska por 6-2 y 6-2 para luchar por el título 56 de su carrera. La americana ha ganado nueve ya este año en una temporada lo suficientemente productiva para asegurarse el final de año en la cúspide del tenis mundial.

Contra Radwnaska, vencedora en 2011, Serena volvió a demostrar su fuerza y poderío, pero se tocó la espalda en algunas ocasiones. No obstante, acabó el partido sin ceder una vez su saque y ganando a su rival por séptima vez, y tercera este año (Miami y Toronto).

"Mi espalda está un poco tocada", aclaró la estadounidense. "He jugado un montón por lo que está algo dañada, y estoy intentando que se relaje. Se contrajo un poco más hoy", dijo.

"Agnieszka juega como un mago. Puede mover la bola a la derecha e izquierda, puede hacer lo que quiera con sus golpes. Para mi lo importante era intentar estar un paso por delante de ella", dijo sobre el partido.

Antes, Jelena Jankovic superó a la checa Petra Kvitova por 6-7 (7), 6-1 y 6-1 en dos horas, y se clasificó por tercera vez en su carrera para disputar la final del torneo de Pekín.

La jugadora de Belgrado, que esta semana ocupa la undécima posición, nunca había ganado antes a Kvitova en los dos duelos anteriores, pero se encuentra en la lucha para ganar un puesto para el Masters, y de hecho con los puntos obtenidos esta semana, el próximo lunes regresará al grupo de las diez primeras.

Kvitova se había impuesto en las semifinales de Linz y en Copa Federación. Ahora Jankovic luchará por su segundo título del año (Bogotá) y el décimo cuarto de su carrera.

Sobre la final, Jelena fue clara al señalar a Serena como la gran favorita. "Ella es la mejor jugadora del mundo ahora mismo. Se encuentra en una forma increíble, y aunque la he batido en el pasado y creo que tengo cinco o seis victorias contra ella, es la jugadora más difícil para jugar".

"Ella es físicamente demasiado fuerte. Creo que es más fuerte que el 99 por ciento del resto. Tiene todos los golpes, y así puede jugar todos los golpes", apuntó Jankovic.

Serena y Jankovic se han enfrentado en diez ocasiones, con 6-4 para la americana, que también tiene ventaja en sus duelos en pista dura con 4-3 y que ha ganado el último partido entre ambas, en Charleston este año, sobre tierra verde. EFE.