Cerca de 500 personas que quieren que el Congreso federal apruebe una reforma migratoria marcharon el sábado en Las Cruces y efectuaron un mitin afuera de la oficina del representante republicano Steve Pearce.

José Manuel Escobedo, de la Border Network for Human Rights (Red Fronteriza por los Derechos Humanos), dijo que unos 200 manifestantes del área metropolitana de El Paso se unieron a 300 habitantes de Nuevo México en el mitin.

La marcha fue una de muchas que se efectuaron el sábado a lo largo y ancho del país para presionar por la aprobación de un proyecto de reforma a las leyes de inmigración que fue aprobado por el Senado federal en junio, pero que quedó estancado en la Cámara de Representantes.

Escobedo dijo que su grupo se opone a la propuesta de Pearce de negar la ciudadanía a inmigrantes como parte de la reforma, así como a una iniciativa del legislador que permitiría a la policía local aplicar leyes federales migratorias.

___

Con producto interactivo: http://hosted.ap.org/interactives/2013/inmigracion-es/