El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, proclamó hoy que el partido del Kremlin ha recuperado el respaldo popular, que perdió por las denuncias de fraude, durante un congreso en el que el gran ausente fue el presidente, Vladímir Putin.

"El partido ha recuperado la confianza del pueblo. También me gustaría decir que Rusia Unida (RU) ha demostrado que solo necesita la victoria si es por medio de una honesta lucha política", dijo Medvédev durante el congreso federal en la capital rusa.

Medvédev, debilitado por a los insistentes rumores de destituciones en el Gobierno debido al estancamiento de la economía, recuperó hoy el protagonismo tras meses a la sombra del jefe del Kremlin.

El delfín de Putin apenas había hecho acto de aparición en los últimos tiempos y su perfil es cada vez más bajo, mientras el líder ruso es omnipresente, ya sea para proponer un plan para el arreglo pacífico en Siria, defender los programas sociales o arremeter contra la oposición.

RU es quizá la única plataforma en la que Putin no puede hacer sombra a Medvédev, ya que este es el presidente de la formación, que sufrió un duro varapalo en las elecciones legislativas de 2011, en las que la oposición denunció fraude masivo y protagonizó las mayores protestas antigubernamentales desde 1991.

Por eso, Medvédev destacó hoy que una de las lecciones que se puede extraer de las elecciones municipales del 8 de septiembre es el hecho de que la formación oficialista recuperara la "supremacía" en ciudades en las que salió derrotada hace dos años.

"Hemos recuperado el derecho a liderar en el marco de una nueva situación política, de lucha política abierta y en el marco de un récord de pluralismo" de partidos, señaló.

El primer ministro se refería a la reforma política introducida por él mismo tras las multitudinarias manifestaciones opositoras contra el fraude, lo que permitió el registro de decenas de nuevos partidos políticos.

En las recientes elecciones municipales, Rusia Unida recuperó el control de varias ciudades en la parte europea y Siberia, aunque perdió muchos votos en Moscú, donde fue reelegido el oficialista Serguéi Sobianin, pero la oposición logró un resultado histórico.

"Nuestro partido se ha hecho más fuerte tras las elecciones de septiembre. Somos el partido más grande en nuestro país. En nuestras filas hay 2.250.000 personas. 50.000 personas más accedieron este año. Este es uno de los principales indicadores de la confianza en nuestro partido, (...) pero no hay motivos para relajarse", dijo.

A su vez, llamó a continuar la democratización del partido, en particular de sus órganos directivos, aumentar la participación de las bases, y combatir la corrupción en sus filas y en la administración pública.

Al respecto, Medvédev adelantó que durante el congreso se decidió que en relación a un miembro del partido contra el que se incoe un proceso penal su estatus quedará suspendido y será expulsado si es finalmente condenado.

Además, llamó a aprobar cuanto antes el presupuesto para 2014, al tiempo que prometió que el Ejecutivo cumplirá con sus obligaciones sociales, aunque las previsiones de crecimiento económico para este año apuntan a menos del 2 por ciento.

"La situación es complicada, pero (...) todos los compromisos sociales serán cumplidos. No podemos permitirnos el mismo lujo que los estadounidenses. Debemos aprobar a tiempo el presupuesto y comenzar a apretarnos el cinturón", dijo.

El gran ausente del congreso ha sido el fundador del partido, Putin, quien sí se reunió esta semana con los delegados de Rusia Unida, a los que llamó a no caer en el populismo, como sus contrincantes.

Putin aseguró que los resultados de las elecciones municipales habían convertido a RU en "el más grande y más influyente partido popular".

"Precisamente, esa es la palabra, partido popular", señaló el presidente, lo que llevó a varios analistas que comentar que Putin había sugerido a Rusia Unida que cambiara de nombre por el de Partido Popular.

Putin también destacó que la decisión de liberalizar el registro de partidos políticos fue iniciativa de RU, lo que permitió que 54 formaciones tomaran parte en los comicios locales.

Entonces, una de las activistas le echó en cara el hecho de que, desde que decidiera apoyarse en la plataforma electoral del Frente Popular para ser elegido presidente en 2012, haya dado la espalda a RU.

"Esto es muy doloroso y fastidioso. Porque precisamente usted estuvo en el origen de nuestro partido, precisamente usted lo fundó. Y, por supuesto, ingresamos en el partido para apoyarle a usted, su rumbo, sus posiciones, sus ideas (...), siempre le apoyaremos. Por favor, nunca lo olvide", señaló. Ignacio Ortega