Al ritmo de música electrónica y danzas aztecas, inmigrantes y activistas se concentraron en una plaza de Brooklyn, en Nueva York, el sábado para exigir al Congreso que no les haga esperar más y apruebe una reforma migratoria con un camino a la naturalización para al menos 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización legal.

Cientos de personas con carteles de colores, bailaban al son de la música y aplaudían los discursos de activistas a favor de la reforma en la plaza Cadman, desde donde más tarde planeaban marchar hasta el puente de Brooklyn y cruzarlo hasta Manhattan.

"Estoy aquí por mi hijo. Como indocumentado no podrá seguir con sus estudios. Necesito una reforma migratoria para que pueda tener una buena educación", dijo Nancy Peredo, un ama de casa mexicana de 33 años que lleva 12 en Estados Unidos.

Marchas y concentraciones similares están planeadas en más de 100 ciudades y pueblos del país para exigir al Congreso actúe tras meses de estancamiento. Washington mantiene en limbo a la reforma migratoria, debido a que la mayoría republicana de la cámara baja no está de acuerdo con el concepto de otorgar una vía a la naturalización a personas que accedieron a Estados Unidos ilegalmente. )

El camino a una eventual naturalización, después de la obtención de un estatus legal, está incluido en un proyecto de ley aprobado por el Senado en junio.

Otros de los obstáculos que enfrenta ahora la reforma en el Congreso son las discrepancias entre republicanos y demócratas respecto al presupuesto fiscal y la ley de reforma de salud, que han forzado el cierre parcial del gobierno federal.

En la concentración en la plaza, sin embargo, se respiraba un ambiente festivo y de esperanza.

"Queremos que nuestro mensaje llegue a todos los congresistas, a los republicanos, porque todos somos iguales", agrego Peredo. "Debe terminar la discriminación".

Las actividades del fin de semana en todo el país serán el preludio a una marcha y un concierto a favor de la reforma que realizarán el grupo Los Tigres del Norte y la cantante Lila Downs el martes en Washington. Sin embargo, las probabilidades de que la reforma migratoria atraiga la atención del Congreso en el corto plazo son escasas. El tema migratorio ha estado al fondo de la lista de prioridades aun antes del estancamiento sobre el presupuesto.

Por su parte, partidarios de controlar la llegada de inmigrantes al país y reforzar la seguridad en la frontera aseguraron que también ellos están movilizándose para influenciar a Washington.

Roy Beck, presidente del grupo NumbersUSA, dijo que sus activistas están contactando a miembros del Congreso y exigiendo "una política migratoria que respeta y dignifica a todos los trabajadores estadounidenses legales" en lugar de recompensar con permisos de trabajo a inmigrantes que quebrantaron la ley para que así puedan competir con los estadounidenses.

La Alliance for Citizenship ("Alianza para la Nacionalidad"), una amplia coalición que incluye a la federación de sindicatos AFL-CIO, a la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU), la YWCA y el grupo anti-racismo Southern Poverty Law Center, son los que están impulsando las protestas del sábado.

_____

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens