La petrolera estatal venezolana PDVSA continúa en conversaciones para mantener su participación en la refinería Abreu e Lima, un proyecto conjunto con la brasileña Petrobras en el nordeste de ese país.

"Nosotros nos queremos quedar ahí", indicó a periodistas el ministro de Petróleo venezolano, Rafael Ramírez, también presidente de PDVSA.

La semana pasada Petrobras manifestó su disposición a mantener la asociación con PDVSA en la refinería que se construye en el nordeste de Brasil siempre que la petrolera venezolana aporte en dinero el 40 % de los 17.000 millones de dólares invertidos en la obra.

"Nosotros tenemos nuestras conversaciones, es una discusión que no damos con micrófonos. Vimos notas que provienen de Brasil entonces después aclaramos si es así o no es así", afirmó Ramírez.

"Tenemos comunicaciones con ellos que tienen que respondernos formalmente", agregó, sin ofrecer detalles.

El proyecto de la refinería binacional Abreu e Lima se fraguó durante los gobiernos del brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva y del fallecido gobernante venezolano Hugo Chávez, quien puso especial énfasis en el proyecto.

Sin embargo, la alianza ha pasado por diferentes problemas debido a divergencias en los avales presentados por PDVSA para participar en el proyecto, que la compañía brasileña no consideró adecuados.

Petrobras inició en 2007 la construcción de la refinería con recursos propios y según la empresa ya concluyó el 80 % de las obras.

En PDVSA indicaron que habían presentado diferentes alternativas pero no se llegó al acuerdo, aunque las negociaciones continuaron.

Las dos empresas acordaron inicialmente construir una refinería en el estado brasileño de Pernambuco (nordeste de Brasil) con capacidad para procesar 230.000 barriles diarios de petróleo, en la que Petrobras tendría un 60 % y PDVSA el 40 %.