Los Packers están de vuelta. En el terreno, por supuesto, después de una semana libre. Y su primera tarea no es nada sencilla: Green Bay tiene que ganarle a los Lions de Detroit en Lambeau Field, o corre el riesgo de rezagarse en su división en la NFL.

Tampoco es que Chicago, el otro candidato en la División Norte de la NFC después del primer mes de la temporada, tenga un paseo el domingo. Los Bears reciben a los invictos Saints de Nueva Orleáns.

Las cosas no han salido como los Packers esperaban en la primera parte de la campaña, y su única victoria hasta ahora fue contra los débiles Redskins de Washington. La semana libre les ayudó a sanar, y ahora creen que es el momento de enviar un mensaje en la división, antes que sea muy tarde.

Además, su racha de 21 partidos sin perder como local contra Detroit en la temporada regular es la más larga en la historia de la NFL.

"Sabemos que viene un buen equipo, pero creo que si jugamos bien, tenemos buenas posibilidades", comentó el tackle defensivo, B.J. Raji.

El ataque de los Lions tiene un buen balance con el desempeño del running back Reggie Bush, quien viene de acumular 173 yardas — incluyendo un touchdown de 37 yardas — contra los Bears. Bush ha sido el complemento perfecto por tierra para el ataque por aire con el wide receiver Calvin Johnson.

"Tarde o temprano los equipos tendrán que aflojar su marca sobre Calvin, o Reggie seguirá dándose un banquete con partidos como ese", señaló el entrenador de los Lions, Jim Schwartz. "Desde el punto de vista de la ofensiva, es una buena situación".

Chicago viene de una derrota fea contra Detroit, y enfrenta el potente ataque de Nueva Orleáns. Aunque los Saints tuvieron una semana corta, luego de aplastar el lunes a Miami, ese es poco consuelo para los Bears.

"Su capacidad para correr con el balón, su capacidad para pasar el balón", comentó el safety de los Bears, Chris Conte, al enumerar lo que le impresiona de los Saints. "Tienen (al running back Darren) Sproles, quien es una gran amenaza, y también tienen a Jimmy Graham, tienen a gente afuera, Marques Colston, muchos tipos que puede avanzar en el terreno, gente rápida. Su la habilidad que tiene Drew Brees para mover a los safetys y encontrar a su gente para jugadas largas".

"Están haciendo un gran trabajo".

Aparte de Tom Brady, el único otro jugador que los Patriots no podían darse el lujo de perder es el nose tackle Vince Wilfork. Pero sucedió, ya que Wilfork se rompió el tendón de Aquiles el fin de semana pasado contra Atlanta, así que Nueva Inglaterra no contará con el corazón de su defensa en su visita a Cincinnati.

Los Bengals probablemente responderán con una buena cuota de ataque por tierra, encabezado por el ex jugador de los Patriots, BenJarvus Green-Ellis y el novato Giovani Bernard.

Brady nunca ha perdido contra los Bengals, y los Patriots han ganado seis partidos consecutivos de temporada regular como visitantes.

La fecha comenzó el jueves con el triunfo de los Browns de Cleveland por 37-24 sobre los Bills de Búfalo, un encuentro en el que los dos quarterbacks titulares salieron lesionados. Brandon Weeden reemplazó a Brian Hoyer en Cleveland, y encabezó la remontada para la victoria.

Los Browns ganaron su tercer partido en fila y por ahora quedaron como únicos líderes de la Conferencia del Norte de la AFC.

El domingo, juegan Seattle en Indianápolis, Baltimore en Miami, Kansas City en Tenesí, Denver en Dallas, Houston en San Francisco, San Diego en Oakland, Carolina en Arizona, Filadelfia en Nueva York (Gigantes), y Jacksonville en San Luis.

Los Jets de Nueva York visitan el lunes a Atlanta.