Chip Ganassi Racing incorporó a su equipo a otro piloto que ha conquistado las 500 Millas de Indianápolis, y se deshará de sus motores Honda para preferir los Chevrolet, en un par de decisiones que podrían tener consecuencias amplias en la IndyCar.

KV Racing deberá encontrar ahora un sustituto para el brasileño Tony Kanaan, ganador de las 500 de Indianápolis, quien rechazó una oferta para volver a la escudería que lo rescató justo antes de la campaña de 2011. En aquel entonces, Kanaan no tenía equipo.

La extensión contractual que KV había ofrecido no requería que el brasileño llevara dinero alguno de patrocinio a la escudería, pero Kanaan prefirió unirse a Dario Franchitti, Scott Dixon y Charlie Kimball en Ganassi, que el año próximo tendrá en sus bólidos a los ganadores de cinco de las últimas siete ediciones de las 500 de Indianápolis.

"Yo quería estar en una de las mejores escuderías, con los mejores pilotos que me han vencido en la historia. Pensaba esto todos los días", dijo Kanaan. "La primera pregunta que le hice a Chip fue, '¿qué tengo que aportar?', y él me respondió, 'tu casco'. Eso me quitó mucho peso de encima".

KV tiene la mira puesta en otros pilotos, pero el principal sería James Hinchcliffe, empatado con Dixon con tres triunfos en esta temporada. KV está ofreciendo el mismo pacto a Hinchcliffe, quien no tendría que aportar dinero en patrocinios a una escudería por primera vez en su carrera.