Washington, 4 oct (EFEUSA).- Empleados federales se concentraron hoy en las cercanías del Capitolio, para pedir el fin del cierre parcial de la Administración que sufre el país desde el pasado martes.

Este acto de protesta, convocado por los sindicatos Federación Americana de los Empleados del Gobierno (AFGE, en sus siglas en inglés) y Sindicato de Empleados del Tesoro Nacional (NTEU) y un grupo de congresistas demócratas, congregó a varias decenas de personas, la mayoría de ellas afectadas por la paralización.

Los asistentes criticaron a los congresistas del Partido Republicano, a quienes culparon del bloqueo de parte de los servicios públicos, y anunciaron más movilizaciones diarias en diferentes puntos de Estados Unidos hasta que se llegue a un acuerdo en materia presupuestaria que dé una salida a la situación.

"Queremos trabajar", "Actuad ahora", "Dejad que voten", "Haced vuestro trabajo" o "Vergüenza" fueron algunas de las consignas más repetidas entre quienes se concentraron frente al Capitolio.

El presidente de AFGE, Jay David Cox, explicó, en declaraciones a Efe, que "esta lucha se debe al hecho de que ahora en los Estados Unidos se tiene el derecho de adquirir seguros sanitarios, como sucede en el resto de países industrializados del mundo".

"Queremos volver a trabajar, sólo reclamamos eso", aseguró Cox, quien se mostró confiado en que la presión popular forzará a la Cámara de Representantes a votar una resolución de continuidad del presupuesto que, de producirse, añadió, "se aprobaría".

Cox acusó a los legisladores del Partido Republicano de "secuestrar" a los estadounidenses y de utilizar a los empleados federales como "rescate", pero advirtió: "no queremos ser su rescate".

"Es la oportunidad del presidente del Congreso de dar un paso adelante y ser un líder. Que permita el voto y deje que la democracia siga su curso", insistió el presidente de AFGE, en referencia a John Boehner.

"Sólo el Gobierno de los Estados Unidos trata a sus trabajadores de esta forma, ningún otro empleador lo haría", destacó Cox.

"Hoy la investigación que podría llevar a la cura del cáncer o de otras enfermedades está parada, porque los científicos del Instituto Nacional de Salud no están trabajando y los empleados a los que se les reclama que trabajen no están cobrando", incidió el sindicalista.

El congresista demócrata por Minnesota Keith Ellison, en una de sus intervenciones durante la concentración, instó a los empleados federales a "luchar" contra la paralización.

"Tenemos que inspirar a la gente para luchar contra el cierre, plantarnos frente al cierre: tenemos que cerrar el cierre", proclamó Ellison.

La también congresista demócrata Barbara Lee denunció que "no es ningún secreto que el Tea Party quiere destruir los servicios públicos" y lamentó que, como consecuencia del cierre administrativo, "familias, niños, mayores, empleados federales y la economía entera paga el precio".

Además, el legislador Raul Grijalva definió la situación que vive el país como un "cierre republicano" y pidió al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, "que practique la democracia". EFE

acv/jms