Dusty Baker no continuará como manager de los Rojos de Cincinnati, tres días después que el equipo perdió ante Pittsburgh en el partido por el wild card de la Liga Nacional.

Una persona con conocimiento de la decisión dijo a la AP que los Rojos anunciarán el viernes que Baker será reemplazado. La persona habló bajo la condición de permanecer en el anonimato porque no había un anuncio oficial.

De inmediato no se sabía si Baker fue despedido o renunció.

Baker, de 64 años, tenía una temporada restante en su contrato por dos años que firmó en octubre del año pasado.

El dirigente condujo a los Rojos a los playoffs en tres de las cuatro últimas campañas, pero nunca pasaron de la primera etapa.

Cincinnati tuvo marca de 90-72 esta temporada, y terminó tercero en la División Central de la Liga Nacional detrás de San Luis y los Piratas. Los Rojos perdieron sus cinco últimos encuentros de la campaña regular, para renunciar a la posibilidad de ser locales en el partido de wild card, en el que cayeron 6-2 el martes en Pittsburgh.

Baker ha sido dirigente en las mayores durante 20 años, con San Francisco, los Cachorros de Chicago y Cincinnati. Sus equipos han ganado cinco títulos de división y en tres ocasiones fue elegido como el manager del año en la Nacional.

Baker llegó a los Rojos en 2008.