Los estadounidenses sobrevivieron una carga tardía el jueves y pusieron al equipo internacional en una situación habitual en la Copa Presidentes de golf.

Steve Stricker soltó un disparo que rescató una pelota sepultada en la arena del bunker y la dejó a metro y medio del hoyo, para salvar par, con lo que junto a Jordan Spieth se llevaron una victoria de 1 arriba en el match final en el campo de Muirfield Village. El triunfo dio al equipo estadounidense una ventaja de 3½-2½, la cuarta ocasión que se adelantan desde la sesión de apertura de la Copa.

Al menos estuvo apretada por un día.

Los estadounidenses estuvieron arriba en todos los duelos a inicios de la sesión y llevaban la punta en cinco de ellos cuando la lluvia interrumpió la acción por hora y media. Ninguno de los matchs había pasado de 10 hoyos, aunque la demora al menos le dio al equipo internacional una sensación de volver a comenzar.

"La pausa nos hizo bien , dijo Louis Oosthuizen. "Regresamos al campo, más frescos, y jugamos bien".

Jason Day y Graham DeLaet se recuperaron de 3 abajo ante Hunter Mahan y Brandt Snedeker, ganando en el hoyo 18 cuando Day hizo un birdie desde seis metros (20 pies). En el mejor match del día, Adam Scott y Hideki Matsuyama remontaron de 2 abajo ante Bill Haas y Webb Simpson, con cinco hoyos por jugarse, para ganar cuando el astro japonés de 21 años hizo birdie en el último hoyo.

Oosthuizen y Schwartzel le propinaron a Keegan Bradley y Phil Mickelson su primera derrota. Los sudafricanos, buenos amigos desde junior golf, tomaron su primera ventaja en el 11no hoyo y no perdieron otro hoyo hasta que tuvieron un triunfo de 2-1.

La jornada registró numerosos birdies y 10 de los 12 equipos estaban al menos 8 bajo par en sus rondas.

Las excepciones fueron el argentino Ángel Cabrera y Marc Leishman, que estaban apenas 3 bajo par en el match más breve de la jornada. Perdieron 5 y 4 ante Tiger Woods y Matt Kuchar.