La cancha del Levante nunca ha sido fácil para el Real Madrid y menos en época reciente, pero allí jugará el equipo blanco el sábado por la octava fecha de la liga española, apenas dos horas antes de que el líder Barcelona reciba al Valladolid.

El Atlético de Madrid, que junto al Barsa es el único equipo que cuenta pleno de siete victorias en el campeonato tras vencer el pasado sábado al Real Madrid, marcha segundo clasificado por diferencia de goles respecto al cuadro azulgrana y juega en la mañana del domingo de local contra el Celta de Vigo.

Tras caer en el derbi capitalino, el Madrid respiró hondo entre semana, cuando se desquitó goleando 4-0 al Copenhague por la Liga de Campeones, mientras que Barsa y Atlético alargaron su marcha triunfal a la competición continental, imponiéndose por 1-0 al Celtic y 2-1 al Porto, respectivamente.

Sendos dobletes de Cristiano Ronaldo y el argentino Angel Di María le valieron una balsámica victoria al Real ante los daneses, y las buenas sensaciones se ampliaron con el feliz retorno de Iker Casillas al arco.

Pero ante el Levante jugará de nuevo Diego López bajo los palos, y el técnico Carlo Ancelotti, quien empieza a sentir el acecho de las críticas por el irregular juego desplegado, tiene tareas pendientes de resolución; sobre todo en lo que respecta al área de creación del equipo, que ha acusado la baja del organizador Xabi Alonso y sigue pendiente del galés Gareth Bale, el fichaje más caro de la historia del fútbol, nuevamente renqueante.

Los "granotas", clasificados novenos, no se antojan un rival excesivamente complicado dado el desequilibrio económico de ambos planteles, pero el estadio levantino ya saboreó la caída del Madrid en dos de sus anteriores tres visitas, siempre teñidas de polémica y tensión, incluida la última victoria blanca por ajustado 2-1 en los instantes finales.

En Barcelona siguen a la expectativa de cuándo y cómo regresara el astro Lionel Messi, aquejado de problemas musculares, a los terrenos de juego. El objetivo de Gerardo Martino es tenerlo a punto para disputar el clásico contra el Madrid el 27 de octubre, aunque bien es cierto que el Barsa debe jugar antes contra el Milan por la Champions. En todo caso, el técnico argentino se congratula del buen partido dispensado en Glasgow, donde el brasileño Neymar asumió con naturalidad la batuta y el equipo dio buenos síntomas defensivos con el canterano Marc Bartra, titular en lugar del también argentino Javier Mascherano, igualmente lesionado.

El Valladolid, 16to clasificado, llega al Camp Nou con bajas significativas como Alvaro Rubio y Oscar González.

Como el Barsa, el Atlético ha firmado también el mejor inicio de su historia con esos 21 puntos cosechados, y tiene al alcance el récord histórico de la liga que estableció el Madrid con nueve victorias en la campaña 1968-69.

Los rojiblancos reciben a un Celta que acumula cinco fechas sin ganar y tres sin anotar un gol.

La Real Sociedad es el único equipo español en haber sufrido un revés en la Champions, no acumula puntos tras caer el miércoles por 2-1 ante el Bayer Leverkusen. La recuperación anímica del plantel cobra carácter de urgencia para el técnico Jagoba Arrasate, ya de por sí apremiado por la plaga de lesiones que ha mermado la campaña del cuadro donostiarra.

Su rival es el colista Rayo Vallecano, que ha sufrido seis derrotas consecutivas.

El mexicano Héctor Moreno tampoco será de la partida por el Espanyol que dirige su compatriota Javier Aguirre en el otro choque del sábado contra el Elche, que recupera al colombiano Carlos Sánchez tras cumplir un cotejo de sanción.

La fecha arranca el viernes con la visita del Granada al Villarreal, que recién perdió su condición de invicto a manos del Betis pero sigue fuerte, clasificado cuarto con 14 puntos y el mexicano Giovani Dos Santos disponible a pesar de fracturarse el dedo meñique; cinco unidades menos acumula el Málaga, que recibe a Osasuna, penúltimo clasificado.

El Athletic, quinto en la tabla con 12 unidades, juega el domingo contra un Valencia que ha reaccionado con tres victorias al hilo, tomando la última plaza europea con el mismo puntaje que el cuadro rojiblanco.

Los cotejos Sevilla-Almería y Getafe-Betis completan la parrilla dominical previo al parón por selecciones en partidos internacionales.