Ya está en el mercado una nueva fuente de películas y otro tipo de contenido digital de transmisión en tiempo real, y no es una empresa con miles de títulos. Es algo más familiar y pudiera estar muy cerca de tu casa: la biblioteca pública.

Las bibliotecas públicas, que muchas veces la gente considera paraísos de ladrillo para los amantes de los libros, están probando un nuevo servicio que permite a los usuarios ver películas, escuchar música y leer audiolibros en la modalidad streaming desde cualquier lugar que quieran.

Funciona parecido a Netflix: mediante una aplicación en una tableta o un buscador de internet en una computadora personal, los usuarios pueden pasar revista a numerosas películas y tomarlas prestadas. El material comienza a bajar de internet, y no cuesta nada.

Aunque las bibliotecas ya están prestando libros electrónicos, la modalidad de streaming es parte de un cambio mayor con el que intentan mantenerse al día en un mundo digital donde cada vez más personas usan tabletas y teléfonos multifuncionales.

Las bibliotecas "ofrecen a los usuarios el material donde deseen verlo", dijo Kirk Blankenship, director de Recursos Electrónicos del Sistema de Bibliotecas Públicas de Seattle, usando un servicio llamado Hoopla.

El servicio, que entrega Midwest Tape, LLC, con sede en Ohio, también se usa en Los Angeles, Salt Lake City, Topeka, Kansas, y otras municipalidades y ciudades en todo el país. Hoopla arrancó en mayo con 20 sistemas de bibliotecas.

Hasta principios de septiembre había unas 220.000 personas usando la aplicación, dijo Michael Manon, gerente de marca de Hoopla. La meta es ofrecer el servicio en 100 sistemas de bibliotecas para finales de este año.

"Las bibliotecas públicas no tienen el presupuesto para competir con Amazon, Comcast y Netflix, y no pueden pagar lo que cuesta el contenido premium en línea", dijo Blankenship, agregando que los DVD se mantendrán como la mejor forma de ofrecer películas populares.

Por su parte, Hoopla cobra por el tiempo que cada título está "prestado". El costo depende del tipo de medio y su fecha de estreno, y oscila entre 99 centavos de dólar hasta 2,99 dólares. Las bibliotecas de Seattle tienen un presupuesto de 10.000 dólares mensuales para el servicio, de manera que los usuarios tienen un límite de 20 títulos al mes, dijo Blankenship.

Y a diferencia de los DVD, los usuarios no tienen que esperar para tomar en préstamo una película en modalidad de streaming.

Hoopla se ofrece para plataformas de Apple y Android, y desarrollan aplicaciones para Xbox y Chromecast.

___

Manuel Valdes está en Twitter en http://twitter.com/ByManuelValdes