El jurado del juicio contra AEG Live por la muerte de Michael Jackson consideró que la promotora de conciertos no es responsable civil del fallecimiento del "rey del pop", según anunció hoy en su veredicto.

La decisión fue adoptada por un tribunal popular de la Corte Superior del condado de Los Ángeles que entendió que aunque la compañía sí había contratado al médico Conrad Murray, condenado por el homicidio del cantante, el doctor era competente para cuidar al artista.

AEG Live fue demandada en 2010 por la madre de Jackson, Katherine, en su nombre y en el de los tres hijos del "rey del pop", que culparon a la empresa de negligencia por poner a Murray al servicio de Jackson y no supervisar debidamente el estado de salud del autor de "Thriller".

Michael Jackson murió el 25 de junio de 2009 en Los Ángeles por sobredosis de anestésicos, en especial de propofol, que el artista usaba para combatir el insomnio y que le suministró Conrad Murray, pocas semanas antes de que reapareciera sobre los escenarios en una serie de conciertos en Londres que había organizado AEG Live.

Murray fue sentenciado a 4 años de cárcel en 2011 por homicidio involuntario, si bien está previsto que obtenga su libertad de forma anticipada el próximo día 28 de octubre.

Los Jackson creen que AEG Live tenía que haber cuidado mejor al "rey del pop" y reclamaron en los tribunales que la promotora les indemnizara con hasta 1.500 millones de dólares por los ingresos que la familia dejará de obtener por el fallecimiento de Michael Jackson.

A lo largo de los cinco meses de juicio, AEG Live culpó a Jackson de su propio fallecimiento por abusar de los fármacos y negó una relación contractual directa con Murray.

El jurado, tras cuatro días de deliberación, concluyó que AEG Live sí había llegado a un acuerdo con el médico para que éste se encargara de velar por el bienestar del artista durante las actuaciones en Londres del mes de julio y la potencial gira mundial que seguiría.

No obstante, los integrantes del tribunal determinaron que Murray estaba capacitado para cumplir con el trabajo, lo que exculpa a AEG Live de actuar negligentemente en este caso.

El veredicto fue leído en presencia de Katherine Jackson que llegó a los juzgados apenas media hora antes de que se iniciara la sesión.