Gareth Bale, el fichaje más caro del fútbol, sufrió una nueva recaída y fue descartado por el Real Madrid para el partido del miércoles ante Copenhague por la Liga de Campeones.

En un comunicado difundido a última hora del martes, el Madrid informó que que el extremo galés no se pudo entrenar con sus compañeros "a causa de unas molestias musculares en el muslo izquierdo".

La nota de prensa añade que el diagnóstico queda pendiente de pruebas que se realizarán el miércoles.

El Madrid desembolsó 100 millones de euros (132 millones de dólares) para adquirir a Bale del Tottenham inglés, justo sobre el cierre del libro de pases.

Bale sufrió una dolencia muscular durante el calentamiento previo al partido contra Getafe en la liga española, el 22 de septiembre, y no pudo jugar.