Vacaciones familiares, agencia libre, descanso, relajamiento, competencias europeas.

El equipo de entrenadores y jugadores de los Spurs de San Antonio tuvieron un agitado receso de temporada pero ni el día más ocupado del verano pudo hacer que olvidaran lo que sucedió hace tres meses.

San Antonio estaba a cinco segundos de ganar su quinto título de la NBA pero el Heat de Miami vino de atrás para lograr una improbable victoria en tiempo extra 103-100 en el sexto duelo. La siguiente derrota, por 95-88 en el séptimo, fue casi tan desgarradora porque dio a Miami su segundo campeonato consecutivo y significó la primera derrota de los Spurs en una final.

"Basta con decir que he pensado en eso todos los días", dijo el entrenador de San Antonio Gregg Popovich. "Me pregunto si algún día se olvidará. Estoy ansioso porque suceda pero no ha pasado aún".

La nueva temporada puede aliviar el dolor. Al menos es lo que jugadores y entrenadores esperan. Los Spurs iniciarán el martes su pretemporada, con cuatro días de entrenamientos en la Academia de la Fuerza Aérea cerca de Colorado Springs, Colorado.

"Conforme pasa el tiempo, y sabemos que así pasa en nuestra vida, regresas a los cotidiano sin dificultad porque esa es la naturaleza de la vida. El baloncesto puede ser la onceava o 12ava cosa más importante en la lista, así que es tiempo de superarlo", dijo Popovich.

Esa es la mentalidad que los veteranos de los Spurs llevarán a su 18ava temporada bajo el mando de Popovich, pero esta campaña será diferente por varias razones.

Tim Duncan, Tony Parker y el base argentino Manu Ginóbili, el núcleo histórico de los Spurs, repiten dentro de un plantel que es prácticamente el mismo de la pasada temporada.

Pero la banca se verá muy diferente, sin dos de los colaboradores de Popovich. Los asistentes Mike Budenholzer y Brett Brown dejaron el equipo para convertirse en técnicos de Atlanta y Filadelfia, respectivamente.

"No sabemos todavía el impacto (que esas salidas tendrán), pero seguro que vamos a extrañarlos", dijo Ginóbili. "Si cualquiera de nosotros tenía una duda lo más probable era que acudiéramos con Brett antes que con 'Pop' porque él estaba a cargo de demasiadas cosas y sabíamos que si teníamos alguna pregunta podíamos acudir a ellos que pensaban igual que 'Pop'''.

Jim Boylen, que estaba con los Pacers, fue contratado por lo Spurs, junto con el ex jugador del equipo Sean Marks. Popovich bromeó diciendo que podía dejar que los "tres grandes" se encargaran del entrenamiento porque él estaría "muy ocupado entrenando a los entrenadores".

Los Spurs adquirieron a Marco Belinelli, Corey Maggette, Sam Young y Jeff Ayres, quien se cambió el apellido de Pendergraph durante el receso. Maggette y Young competirán por ser suplentes de Kawhi Leonard, el delantero que esta temporada tendrá un papel más prominente en el ataque tras destaparse el año pasado.

¿Puede San Antonio asimilar la decepción e intentar alcanzar la final otra vez?

Los Spurs pueden mirar hacia sus compañeros nacidos en Francia para saber que redimirse es posible.

Parker, Boris Diaw y Nando De Colo se quitaron la amargura de la derrota en la final venciendo a Lituania, el 22 de septiembre, para que Francia se adjudicara su primer título como campeones de Europa.

"Tuve un verano fabuloso", dijo Parker. "Obviamente, valió la pena. Una gran victoria para Francia, la primera en su historia. Esa última semana fue una experiencia que sólo se vive una vez en la vida. Fue una locura en Francia".