El abridor venezolano Henderson Álvarez se robó el protagonismo en la última jornada de las Grandes Ligas al conseguir juego sin hit y ser el latinoamericano más destacado.

Los Marlins de Miami no vivieron su mejor temporada, pero la cerraron con broche de oro después de que Álvarez lanzó partido sin hit ni carrera y ayudó a su equipo a ganar 1-0 a los Tigres de Detroit.

Álvarez, de 23 años, que lleva tres con los Marlins, lanzó uno de los juegos más extraños sin permitir imparables en la historia de las Grandes Ligas porque tuvo que comenzar la celebración cuando estaba en el circulo de espera.

Los Marlins anotaron con un lanzamiento descontrolado y dos "outs" en la parte baja de la novena entrada, lo que permitió a Álvarez convertirse en el quinto lanzador en la historia del equipo de Miami que logró un partido sin "hit".

Álvarez (5-6) había completado la parte alta del último episodio sin permitir imparable y tenía que esperar a ver si al final podía ser considerado oficialmente un "no hit", algo que sucedió con la anotación de los Marlins.

La reglamentación de las Grandes Ligas, vigente desde 1991, estipula que solamente valen los juegos completos de nueve o más entradas sin recibir hits.

Los Marlins llenaron las bases y con el emergente Greg Dobbs al bate, el relevista Luke Putkonen hizo un lanzamiento descontrolado que permitió al jardinero derecho Giancarlo Stanton anotar la carrera del triunfo.

El lanzador derecho venezolano retiró a cuatro bateadores por la vía del ponche, dio una base por bolas y golpeó a un rival, en el último partido de la temporada regular para los Marlins que la concluyeron con marca perdedora de 62-100, la peor en la Nacional.

Álvarez se convirtió en el tercer lanzador en la temporada de la Liga Nacional que lanzó partido sin hit ni anotación.

El primero que lo logró fue Homer Bailey, de los Rojos de Cincinnati, y Tim Lincecum, de los Gigantes de San Francisco.

Antes que Álvarez lo consiguiese con los Marlins, su compatriota Aníbal Sánchez, lo hizo también contra los Diamondbacks de Arizona, en el 2006; A.J. Burnett, contra los Padres de San Diego, en el 2001; Kevin Brown, contra los Gigantes de Nueva York, en 1997, y Al Leiter, contra los Rockies de Colorado, en 1996.

Esta vez el lanzador derecho venezolano concluyó su labor con sólo 99 lanzamientos, incluidos 66 a la zona perfecta del strike, y dejó en 3,59 su promedio de efectividad.

La labor de Álvarez llegó a su final cuando sacó por la vía del ponche al primera base Matt Tuiasosopo a la cuenta de 3-2 con su proyectil número 99 del partido.

Otro abridor, el colombiano Julio Teherán trabajó cinco episodios y los Bravos de Atlanta ganaron 12-5 a los Filis de Filadelfia.

Teherán (14-8) permitió seis imparables, un jonrón, cuatro carreras, y retiró a tres por la vía del ponche.

El colombiano controló a 20 enemigos con 66 lanzamientos, 45 fueron "strike", y dejó en 3,20 su promedio de efectividad.

El dominicano Ubaldo Jiménez trabajó poco más de seis episodios para llevar a los Indios de Cleveland a un triunfo por 5-1 sobre los Mellizos de Minnesota y asegurarles el primer comodín de la Liga Americana.

Jiménez (13-9) lanzó seis entradas y dos tercios, permitió cinco imparables, una carrera, dio una base y retiró a 13 enemigos por la vía del ponche.

El dominicano enfrentó a 26 enemigos con 106 lanzamientos, 71 de ellos fueron dirigidos a la zona perfecta del strike, para dejar en 3,30 su promedio de efectividad.

El abridor panameño Bruce Chen lanzó poco más de seis episodios y ayudó al triunfo de los Reales de Kansas City que vencieron 4-1 a los Medias Blancas de Chicago.

Chen (9-4) lanzó seis entradas y dos tercios, permitió cuatro hits, un jonrón y una carrera, dio tres bases y ponchó a cuatro.

El panameño controló a 25 enemigos con 81 lanzamientos, 56 perfectos, y dejó en 3,27 su promedio de efectividad.

El primera base venezolano Salvador Pérez (13) botó la pelota del campo en el cuarto episodio con un corredor en base.

El venezolano enfrentó los lanzamientos del abridor colombiano José Quintana y le pegó de cuatro esquinas, sin outs en la entrada.

Por los Medias Blancas, el parador en corto cubano Alexei Ramírez (6) también pegó cuadrangular en el cuarto episodio.

Con el bate, el receptor puertorriqueño Geovany Soto pegó doble con el que remolcó la carrera de la diferencia y después agregó un jonrón para que los Vigilantes de Texas forzaran a un juego de desempate por el segundo comodín de la Liga Americana, al derrotar 6-2 a los Angelinos de Los Ángeles.

En la sexta entrada Soto pegó doble al jardín central para mandar a la registradora al tercera base dominicano Adrián Beltré con la carrera de la diferencia.

Soto (9) pegó batazo de cuatro esquinas en la octava entrada, solitario contra los lanzamientos del cerrador colombiano Ernesto Frieri, cuando había un "out" en el episodio.

Beltré (30) también sacó la pelota del campo contra Frieri, al pegar en la octava entrada, sin gente en los senderos.

El guardabosques dominicano Francisco Peguero jonroneó para los Gigantes de San Francisco que ganaron 7-6 a los Padres de San Diego.