Steven Hauschka pateó un gol de campo en tiempo extra para dar el domingo a los Seahawks de Seattle una victoria de 23-20 sobre los Texans de Houston, que les permitió mantenerse invictos en la campaña y de paso conseguir el mejor comienzo de la historia de la franquicia.

Houston (2-2) no consiguió anotar en dos posesiones consecutivas en tiempo extra. Los Seahawks (4-0) se llevaron el triunfo en su segunda posesión del tiempo extra, tras remontar un marcador adverso de 20-0 en el partido.

Una jugada clave se produjo cuando Doug Baldwin atrapó un pase de 7 yardas y Kareem Jackson, de Houston, fue penalizado por rudeza innecesaria al derribarle. Eso puso a Seattle al alcanca de un gol de campo, y Hauschka lo pateó cuatro jugadas más tarde.

La mejor defensa de la NFL dejó a Houston en blanco en la segunda mitad.