El aclamado tenor español José Carreras emocionó hoy al público de Buenos Aires durante un multitudinario concierto al aire libre en el que compaginó piezas clásicas de maestros europeos junto a la "Misa Criolla" del compositor argentino Ariel Ramírez.

Ante miles de espectadores en una fría tarde de primavera, el concierto gratuito arrancó con "L'Arlesienne Suite" del francés Georges Bizet, con la participación de la Orquesta Sinfónica de Buenos Aires y el coro comandado por Carlos Vieu.

A continuación, Carreras interpretó un amplio repertorio español, que incluyó la "Canción del gitano" de Francisco Alonso; "En Aranjuez con tu amor", del maestro Joaquín Rodrigo, o "Pel teu amor", sainete lírico en catalán del compositor Josep Ribas.

La prodigiosa voz de Carreras estuvo acompañada por la de la soprano argentina Verónica Cangemi en gran parte del concierto, como en la zarzuela de Manuel Fernández Caballero "El dúo de la africana" y en "Ave María", del italiano Pietro Mascagni.

La lluvia obligó a posponer cuatro horas el concierto del maestro catalán, que dos días atrás aseguró "adorar" Buenos Aires y al entregado público argentino, que aplaudió con entusiasmo cada pieza en la recién estrenada Ciudad del Rock, en el barrio porteño de Villa Soldati.

El coro se lució en su interpretación del "Va, pensiero", fragmento de la ópera "Nabucco" de Giuseppe Verdi con la que se dio paso a la segunda parte de la actuación.

Como broche final, Carreras (Barcelona, 1946) interpretó la "Misa Criolla" del compositor argentino Ariel Ramírez, en la que se conjuga el folclore local con elementos de la tradición litúrgica musical.

Junto a Carreras y Cangemi, subieron al escenario como invitados especiales el músico argentino Jaime Torres, famoso mundialmente por su charango, y el grupo Anacrusa.

El público despidió al tenor español en pie, con una fortísima ovación, y fue recompensado con cinco piezas fuera de programa, entre ellas el bolero "Solamente una vez", del mexicano Agustín Lara, el célebre tango de Carlos Gardel "El día que me quieras" y la canción napolitana "Core n'grato", de Salvatore Cardillo.

El de hoy fue el segundo concierto de Carreras en su visita a Argentina, después de que el pasado viernes deleitó con su voz a los 15.000 asistentes al anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola de la ciudad de Corrientes, unos 1.030 kilómetros al norte de Buenos Aires.

En esa ocasión, el maestro interpretó también un variado repertorio, en el que se repitieron las piezas de los compositores españoles y concluyó con un guiño local: la interpretación del himno de Corrientes, el chamamé "Kilómetro 11".

Carreras actuó por primera vez en Buenos Aires hace 40 años, en el emblemático Teatro Colón y desde entonces ha regresado en numerosas ocasiones.

"Parecerá un tópico, pero yo creo que hay muy pocos públicos en el mundo, por no decir ninguno, como el público argentino", alabó Carreras el pasado viernes en rueda de prensa.

Añadió que el nivel de participación y de conocimiento de la audiencia en Argentina hace que sea "una fiesta" participar en conciertos en el país suramericano.

Además, aseguró que lo importante para un intérprete cuando sube a un escenario es "transmitir emociones", independientemente de si se trata "de una ópera en el Colón en el año 73" o "en la Ciudad del Rock".

La voz de Carreras, quien se enfrentó a la leucemia a finales de la década de 1980 y recorrió el mundo junto a Plácido Domingo y Luciano Pavarotti como "Los tres tenores", goza de una reputación de alcance mundial.