Miguel Cabrera se convirtió en el primer pelotero en más de dos décadas que gana tres veces consecutivas el título de bateo, mientras que Michael Cuddyer conquistó ese campeonato en la Liga Nacional, la octava ocasión que lo consigue en 21 años un toletero de los Rockies de Colorado.

Cabrera no alcanzó el hito de la campaña de 2012, cuando el antesalista de Detroit se convirtió en el primer ganador de la Triple corona de bateo desde que Carl Yastrzemski la conquistó con Boston en 1967. El venezolano logró un promedio de .348 y finalizó arriba de Joe Mauer, de Minnesota, quien se ubicó segundo con .324.

"De todas formas he tenido una gran temporada. Conseguí los mismos números del año pasado y ganamos la división", dijo Cabrera.

Sus 44 vuelacercas representaron la segunda mejor cifra, detrás de los 53 de Chris Davis, de Baltimore. En cuanto a carreras producidas, fue también segundo, a una de las 138 de Davis.

El año pasado, Cabrera bateó para .330, con 44 bambinazos y 139 impulsadas.

Cabrera es el primer bateador derecho en cualquier liga que gana tres títulos seguidos de bateo desde que Rogers Hornsby hilvanó seis con los Cardenales de San Luis, entre 1920 y 1925. El antesalista de Maracay es además el quinto jugador que gana tres coronas de bateo en fila dentro de la Liga Americana. Se unió a Nap Lajoie (1901-1903), Ty Cobb (1907-1909, 1911-1915 y 1917-1919), Rod Carew (1972-1975) y Wade Boggs (1985-1988).

Cuddyer destacó en la Nacional, con un promedio de .331, 10 puntos más que Chris Johnson, de Atlanta. En su carrera, Cuddyer nunca había bateado para más de .284.

El venezolano Andrés Galarraga (1994), Larry Walker (1998, 1999 y 2001), Todd Helton (2000), Matt Holliday (2007) y otro toletero de Venezuela, Carlos González (2010), ganaron también cetros de bateo con los Rockies.

El dominicano Pedro Álvarez, de Pittsburgh, y Paul Goldschmidt, de Arizona, empataron como líderes jonroneros de la Nacional, con 36 vuelacercas cada uno. Es la primera vez que un bateador de los Piratas encabeza la lista de jonroneros desde Willie Stargell, en 1973.

Los 36 jonrones de Álvarez y Goldschmidt representan la menor cantidad de cualquier liga en una campaña desde que Fred McGriff, de San Diego, se coronó con 35 cuadrangulares en 1992. Las 125 impulsadas por Goldschmidt fueron también la mejor cifra de la Nacional en este año.

Jacoby Ellsbury, de Boston, se robó 52 bases y encabezó la Americana en este rubro por tercera ocasión. Eric Young Jr, de los Mets de Nueva York, tuvo dos hurtos el domingo y fue primero en la Nacional, con 46. El padre de Young fue líder de robos en el Viejo Circuito con 53 por los Rockies en 1996.

Clayton Kershaw, de los Dodgers de Los Ángeles, fue líder de las mayores en efectividad, con 1.83, la mejor cifra desde el 1.63 conseguido por Greg Maddux, de Atlanta, en 1995. Kershaw es el primer pitcher que encabeza las mayores en tres años consecutivos desde que el propio Maddux lo hizo entre 1993 y 1995.

Aníbal Sánchez (Detroit) encabezó la Americana por primera ocasión con 2.57 de efectividad.

"Estoy feliz con el título de efectividad", dijo el venezolano. "Pero lo que importan no son los números, sino estar listo para los playoffs".

El japonés Yu Darvish, de Texas, fue líder ponchador en las mayores con 277, la mayor cifra desde que Randy Johnson, de Arizona, totalizó 290 en 2004. Es además el mejor número en la Liga Americana desde que el dominicano Pedro Martínez abanicó a 284 por Boston en 2000. Con 232 ponches, Kershaw encabezó la Liga Nacional por segunda vez en tres campañas.