La banda estadounidense Aerosmith hizo vibrar hoy a Caracas con un espectáculo cargado del buen rock que los ha distinguido por más de cuatro décadas, frente a unas 10.000 personas que corearon sus más famosos éxitos tras una espera de tres años desde su última actuación en Venezuela en el 2010.

Los chicos malos de Boston, integrados por Steven Tyler, Joe Perry, Brad Whitford, Tom Hamilton y Joey Kramer, presentaron una función con múltiples pantallas que los mostró hasta en formato 'comic', mientras se paseaban por un repertorio que incluyó temas clásicos de la década de los 90 a su nuevo disco.

"Hola Caracas, ¿nos extrañaron?, vamos rápido. Queremos cantar algo de nuestro álbum, la canción se llama 'Oh Yeah'", dijo el cantante Steve Tyaler, tras los temas "Let the music" y "Elevator".

El público venezolano estalló cuando la legendaria banda tocó piezas exitosas como "Crying", "Crazy" y "I don't want to miss a thing", temas que los llevó al Salón de la Fama del Rock and Roll en el 2001.

La escenografía para el recital fue colosal, con dos pantallas gigantes laterales y una más grande en el centro que adornó un escenario que se proyectó a través de una larga pasarela de unos 20 metros.

Tyler se atrevió a tocar la batería y Perry se subió a un piano de cola blanco cerca del final de un concierto que también recorrió temas como "No more", "Come together" y "Walk this way".

Durante más de dos horas la agrupación norteamericana compartió con la audiencia venezolana, que vio culminar una velada con las canciones "Dream On" y "Sweet Emotion".

Aerosmith prometió regresar al país caribeño, en una parada que formó parte de su gira "The global warming tour" que seguirá su paso en latinoamérica por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Uruguay y Brasil.