Mariano Rivera no volverá a lanzar antes del domingo, cuando se retirará del béisbol.

Al preguntársele si lanzaría en alguno de los dos juegos que les restan a los Yanquis en la campaña regular, ante los Astros de Houston, el cerrador de 43 años dijo, "he terminado, chicos, he terminado".

Rivera lanzó por última vez el jueves por la noche, en el último partido de Nueva York en el Yankee Stadium. Los Yanquis quedaron fuera de la postemporada.

En el encuentro del jueves, Rivera abandonó la lomita entre lágrimas, cuando Derek Jeter y Andy Pettitte entraron desde la cueva para anunciarle que su labor había terminado. El público ovacionó de pie al panameño a su salida, cuando había dos outs del noveno inning del duelo que los Yanquis perdieron ante Tampa Bay.

A comienzos de esta semana, Rivera llegó a expresar su deseo de jugar como jardinero central. Pero el sábado dijo que había cambiado de opinión, al considerar que su rodilla no estaba en buenas condiciones para desempeñarse en esa posición.