Las autoridades de Ghana aseguraron haber solucionado una disputa con Argentina que comenzó con la incautación el año pasado de la fragata Libertad debido a una demanda de tenedores de bonos del gobierno argentino que exigen se les pague.

En octubre de 2012, Ghana ordenó la incautación del navío en el puerto de Tema a raíz de un reclamo ante la justicia ghanesa del fondo NML Capital Ltd., con sede en las Islas Caimán. Su propietario, el inversionista multimillonario Paul Singer, encabeza un grupo que exige el pago de unos 350 millones de dólares adquiridos a precios de ganga tras el derrumbe económico de Argentina en 2001 y 2002.

Buenos Aires dejó de abonar a esos títulos de deuda luego de que se declaró en cese de pagos por unos 100.000 millones de dólares.

La presidenta argentina Cristina Fernández reclama que los bonistas encabezados por Singer — a los que ella llama "fondos buitre" — no aceptaron ingresar en sendos canjes de deuda realizados por el país en 2005 y 2010, en los que se hicieron importantes descuentos al capital que se pagaría y fueron aceptados por 93% de los tenedores de bonos, y dice que ahora pretenden cobrar la totalidad del valor de los títulos.

Un tribunal de Naciones Unidas ordenó en diciembre que el barco fuera liberado y regresó a Argentina en enero de 2013.

El Ministerio de Justicia de Ghana informó en un comunicado el viernes que ambos países habían firmado un acuerdo.