Lucía Leal

Washington, 27 sep (EFEUSA).- El presidente, Barack Obama, conversó hoy con el primer ministro indio, Manmohan Singh, sobre su voluntad de profundizar el comercio bilateral y rebajar las tensiones entre India y sus vecinos Afganistán y Pakistán, además de comparar ideas sobre el conflicto en Siria.

Obama recibió a Singh en la Casa Blanca por primera vez desde 2009, en un encuentro sin anuncios concretos pero que, según los dos líderes, sirvió para profundizar en unas relaciones que a menudo quedan eclipsadas por otras prioridades de política exterior pero mantienen gran importancia estratégica para ambas potencias.

"En su calidad de las dos mayores democracias del mundo, de países que hace mucho llevan buscando la paz y la prosperidad para su pueblo, hay una convergencia natural entre Estados Unidos e India", dijo Obama a los periodistas tras la reunión.

El grueso de la conversación se centró en el área económica y comercial, si bien el líder indio no dudó en dejar clara su posición respecto a Afganistán y Pakistán.

La cita entre Obama y Singh se produce dos días antes de una esperada reunión en Nueva York entre el primer ministro indio y su homólogo paquistaní, Nawaz Sharif.

Pese a que Obama señaló que ambos países tienen un "interés compartido en ver una reducción pacífica de las tensiones en el subcontinente", Singh expresó su escepticismo ante la reunión, especialmente tras el ataque del jueves contra una comisaría y un cuartel en la Cachemira india, que dejó 12 muertos.

"Estoy deseoso de reunirme con Nawaz, pero hay que rebajar las expectativas debido al brazo de terror que sigue activo en nuestro subcontinente", destacó el líder indio.

Obama y Singh hablaron también de la preocupación de India de que los talibanes llenen el vacío que dejará la retirada de tropas estadounidenses de Afganistán, y el papel que tendrá Pakistán en el proceso de reconciliación afgano.

"He explicado al presidente Obama las dificultades que enfrentamos, dado que el epicentro de terrorismo sigue centrado en Pakistán", afirmó el primer ministro indio.

El presidente, por su parte, destacó que tanto a su país como a India les interesa asegurarse de que "los derechos de todos los afganos se respetan y que las elecciones (de 2014) se producen en una forma que fortalezca la estabilidad en el país".

Obama aprovechó la reunión para reaccionar al acuerdo alcanzado entre EE.UU. y Rusia para desbloquear las negociaciones sobre Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU, y consideró que el borrador de resolución adoptado es "una victoria potencialmente enorme para la comunidad internacional".

Singh felicitó a Obama "por su valentía al dar otra oportunidad a la diplomacia" en lo relativo a Siria, dado que esquivar la vía militar "está en el interés de la región a la que pertenece India".

Ambos hablaron además del alza del comercio bilateral, que se ha quintuplicado en los últimos 13 años, mientras que las exportaciones de Washington al país asiático han crecido un 37 % desde 2009.

Pese al sólido intercambio bilateral, el crecimiento de India se redujo al 4,4 % en el último trimestre y las corporaciones estadounidenses han aumentado sus denuncias sobre las estrictas regulaciones indias, que supuestamente obligan a comprar suministros locales y no protegen suficientemente la propiedad intelectual.

Por su parte, las empresas indias están preocupadas de que la reforma migratoria que se debate en EE.UU. pueda afectar su modelo de negocio, según explicó hoy Tanvi Madan, directora del proyecto sobre India en el centro de estudios Brookings.

Singh y Obama hablaron hoy también de la lucha contra la pobreza en India, de la cooperación contra el cambio climático y la búsqueda de energías limpias, además de sobre el comercio militar bilateral, poco después de que el Departamento de Defensa ofreciera a India fabricar conjuntamente el misil antitanque portátil Javelin.

Obama recordó además que, apenas hace unos días, ambos países alcanzaron "el primer acuerdo comercial entre una compañía estadounidense e India sobre energía nuclear civil", en aparente alusión a un pacto preliminar con la empresa Westinghouse Electric para desarrollar una planta nuclear con tecnología norteamericana. EFE