La inestabilidad política italiana empeoró el jueves cuando el respetado presidente del país criticó a los legisladores del partido de Silvio Berlusconi por amenazar presuntamente con renunciar en masa si el ex primer ministro es expulsado del Parlamento. De ocurrir, las renuncias ocasionarían una crisis gubernamental.

El Senado votará la próxima semana si priva a Berlusconi de su escaño tras ser convicto de fraude fiscal y condenado a cuatro años de cárcel. Una ley del 2012 prohíbe, a toda persona condenada a más de dos años de cárcel, ocupar o postularse a un cargo público durante seis años.

Los legisladores de Berlusconi se reunieron el miércoles e indicaron que dimitirán si Berlusconi es expulsado del Senado. No fue formulado un anuncio oficial y los dirigentes del partido resaltaron posteriormente que cada legislador es libre para decidir según su conciencia.

El presidente Giorgio Napolitano acusó el jueves a los legisladores del partido de Berlusconi de minar el sistema parlamentario italiano y presionarle indebidamente para que disuelva el parlamento y convoque elecciones, una medida que desataría una crisis en el gobierno de centro-izquierda que llegó al poder hace cinco meses encabezado por el primer ministro Enrico Letta.

Indicó que era "absurdo" que sostengan que Berlusconi está siendo depuesto por los magistrados. Agregó que deben ser respetados los fallos de la corte.

Los inversionistas respondieron a las tensiones políticas con preocupación. La bolsa de valores de Milán bajaba un 1,4% a 17.831 mientras que el interés de los bonos soberanos italianos aumentó, indicios de que los inversionistas temen el impacto que podría tener en la estabilidad financiera del país. Aunque Italia no necesitó un rescate financiero como otros países de la eurozona, especialmente Grecia y Portugal, tiene una abultada deuda que obligó a gobiernos sucesivos a adoptar una amplia gama de reformas económicas.

Berlusconi fue convicto por adquirir los derechos de difusión de películas estadounidenses en su imperio informativo Mediaset mediante varias empresas afincadas en el extranjero con declaraciones falsas de pagos para evitar impuestos. Sus abogados defensores indicaron que estaba ocupado en la política en aquel momento y no participaba en la gerencia de las actividades diarias de sus negocios.

La Corte Suprema italiana confirmó la condena el primero de agosto.

Gianluca Susta, que encabeza el partido del ex primer ministro Mario Monti en el Senado, dijo que dicha renuncia de los legisladores de Berlusconi parecería más "la corte de un monarca absolutista" que los representantes elegidos en una democracia.

___

Nicole Winfield en Twitter: www.twitter.com/nwinfield