El encarcelado magnate ruso Mijail Jodorkovsky es el ganador este año del premio Lech Walesa de promoción de los derechos humanos, dijeron las autoridades el jueves.

Otrora el hombre más rico de Rusia, Jodorkovsky fue condenado por evasión de impuestos y robar petróleo de su propia compañía. Su condena finaliza en 2014.

Se considera que el presidente Vladimir Putin castigó a Jodorkovsky por sus ambiciones políticas y apoyo a la oposición.

La Corte Europea de Derechos Humanos ha dicho que el gobierno lo acusó injustamente y lo envió a una colonia penal remota en Siberia a cumplir su condena, a miles de kilómetros de su familia.

La junta del premio Walesa dijo que le otorgó el premio de 100.000 dólares por su "valor en la promoción de los valores de la sociedad civil" y su "lucha sin desmayos por la justicia y la dignidad humana". El premio se otorga anualmente desde 2008.

El ex presidente polaco Walesa, fundador del movimiento Solidaridad, dijo que "a pesar de las injusticias sufridas (jodorkovsky) nunca ha dejado de creer en el sentido de sus acciones, persistiendo en su sueño de un país abierto al mundo y un país en el que se respetan los derechos humanos".

Pavel, el hijo de Jodorkovsky, recibirá el premio el domingo en Gdansk, donde Walesa fundó Solidaridad en 1980. El movimiento derrocó al comunismo en Polonia, y Walesa fue galardonado con el premio Nobel de la paz en 1983. La ceremonia se realiza el mismo día que Walesa cumple 70 años.

Pavel Jodorkovsky, quien vive en Nueva York y preside el instituto de investigaciones Rusia Moderna, piensa donar el dinero del premio a una institución elegida por su padre.