El jurado comenzó las deliberaciones en el caso por negligencia contra la promotora de la serie de conciertos con los que Michael Jackson planeaba retomar su carrera, en el cual se afirma que la empresa fue negligente al contratar al médico que mató al astro pop.

La demanda presentada por la familia de Jackson quedó en manos del jurado el jueves tras la conclusión de los argumentos finales.

El abogado Brian Panish, quien representa a la familia del cantante, instó al jurado a determinar que AEG Live LLC contrató al médico Conrad Murray para que atendiera a Jackson sin considerar si era apto para el trabajo.

Panish no negó que Jackson participara en la contratación, pero dijo que al cantante podrían atribuirle sólo el 20% de la culpa.

El miércoles el abogado defensor Marvin Putnam dijo al jurado que Jackson era responsable de sus propias decisiones equivocadas y que nadie más podría ser culpado.

Putnam dijo que Jackson insistió en la contratación del cardiólogo, a pesar de las objeciones de AEG Live.