El más alto funcionario de espionaje en Estados Unidos eludió el jueves preguntas de un senador sobre si la Agencia de Seguridad Nacional ha rastreado el paradero de millones de estadounidenses usando las señales de sus teléfonos celulares.

El tenso intercambio entre el director de la NSA Keith Alexander y el senador demócrata Ron Wyden pareció indicar que ese tipo de espionaje ha ocurrido.

Alexander dijo que su agencia solamente puede colectar esos datos con órdenes judiciales individuales. Pero no dijo si la NSA había colectado información alguna vez sobre localidades desde las que se hacen llamadas telefónicas con celulares.

Wyden ha criticado desde hace tiempo los métodos de espionaje de la NSA. Este año, le preguntó al director de Inteligencia Nacional James Clapper si los servicios de espionaje del país habían colectado información sobre millones de estadounidenses. Clapper dijo que no, pero tuvo que pedir disculpas más adelante cuando documentos dados a conocer por un ex analista de sistemas de la NSA revelaron la colección masiva de los registros telefónicos y de correo electrónico de millones en el país.

Legisladores que supervisan las agencias de espionaje estadounidenses dicen que van a trabajar para limitar el uso por la NSA de los registros telefónicos y de correo electrónico estadounidenses, al tiempo que amplían los poderes de espionaje del gobierno para poder monitorear a sospechosos de terrorismo que viajan a Estados Unidos tras ser rastreados en el exterior por la NSA.

La senadora demócrata Dianne Feinstein, jefa del Comité de Inteligencia del Senado, delineó los cambios propuestos a la Ley de Espionaje en el Extranjero durante una audiencia el jueves. La ley ha sido criticada por algunos congresistas luego que las revelaciones por Edward Snowden, el ex contratista de la NSA, desató preocupaciones entre muchos estadounidenses de que se estaban violando sus derechos civiles.

Feinstein dijo que la propuesta que está preparando su panel "limitaría acceso a los... registros de metadatos telefónicos, prohibiría expresamente la colección del contenido de llamadas telefónicas" y limitaría el tiempo que esos datos de llamadas en Estados Unidos pueden ser mantenidos. Esos registros muestran la fecha y duración de las llamadas y los números llamados.

Añadió que la propuesta del panel buscará además ampliar la capacidad del gobierno para monitorear electrónicamente a sospechosos de terrorismo que viajan a Estados Unidos si ya estaban bajo vigilancia en el extranjero por la NSA. El objetivo de esa nueva autoridad es eliminar lo que los legisladores dicen es una brecha de vigilancia entre cuando el sujeto ingresa a Estados Unidos — y la NSA deja de espiarle — y cuando el FBI ha preparado argumentos para que un juez autorice a sus agentes a seguir al sujeto.

Las gestiones para controlar programas de espionaje otrora secretos han creado una inusual coalición entre demócratas liberales y republicanos libertarios, enfrentándoles con líderes del Senado y de la cámara baja que en general han expresado respaldo a los programas.

Cuatro senadores dieron a conocer esta semana un proyecto de ley para poner fin a la colección de registros telefónicos y datos de uso de la internet por millones de estadounidenses. La propuesta de tres demócratas y un republicano pondría fin a prácticas establecidas de espionaje de la NSA y abriría algunas de las acciones en el tribunal especial de la ley de espionaje.

___

La periodista de la Associated Press Donna Cassata contribuyó a esta historia.

___

Dozier en Twitter: http://twitter.com/kimberlydozier