Washington, 25 sep (EFEUSA).- Un grupo de senadores estadounidenses introdujo hoy en el Congreso un proyecto de ley que busca reformar y establecer controles a los cuestionados programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

La medida fue introducida por los demócratas Ron Wyden, Mark Udall y Richard Blumenthal, y el republicano Rand Paul.

"Las revelaciones de los últimos 100 días han provocado un cambio radical en la forma en que la opinión pública ve esos programas de vigilancia", explicó en una conferencia de prensa el senador Wyden, defensor de controles más estrictos a esas prácticas.

Esos programas, de espionaje masivo de las comunicaciones telefónicas y digitales, fueron dados a conocer por el exanalista de la NSA Edward Snowden, asilado en Rusia, y han sido defendidos por el presidente de EE.UU., Barack Obama, como una herramienta clave de la lucha antiterrorista de su país.

El proyecto de ley presentado hoy prohíbe la recolección masiva de los registros de los estadounidenses y crea la figura de un "defensor" para representar a los ciudadanos ante el tribunal que supervisa los programas de espionaje.

Además, abre la puerta a demandas por parte de los ciudadanos afectados por el espionaje y permite a las empresas revelar más información sobre su nivel de cooperación con el Gobierno en este aspecto.

El director de la NSA, el general Keith Alexander, criticó hoy las "sensacionalistas" informaciones sobre las labores de esa agencia de ciberespionaje y aseguró que sería un error limitar sus poderes.

Alexander lamentó que se haya extendido la idea de que Estados Unidos puede acceder a los contenidos de los correos electrónicos y llamadas de todos los estadounidenses, algo sobre lo que existen garantías legales para evitar abusos que, según él, se dan en ocasiones aisladas.

En julio pasado la Cámara de Representantes del Congreso rechazó, en una ajustada votación, una enmienda que habría bloqueado los fondos destinados a financiar el polémico programa de recolección de registros telefónicos de la NSA. EFE