El Real Madrid ganó 1-2 al Elche en un partido mediocre, el peor que ha jugado en toda la temporada, y se llevó la victoria con un tanto de penalti de Cristiano Ronaldo que protestaron los jugadores ilicitanos cuando ya se había cumplido el tiempo de descuento que decretó el colegiado Muñiz Fernández.

El equipo de Carlo Ancelotti no jugó a nada y mostró muchas carencias antes de enfrentarse el próximo sábado al Atlético de Madrid. Sufrió muchísimo ante un rival que consiguió empatar el choque en el minuto noventa con un tanto de Richmond Boakye y que mereció mucho más, sobre todo en una primera parte en la que fueron frenados por Diego López.

El guardameta madridista sostuvo a su equipo durante los primeros 45 minutos. En ellos, el conjunto ilicitano pudo marcar al principio del choque, pero Diego López demostró que está en una forma excepcional con dos paradas providenciales a Edu Albacar y Carles Gil. Parece que Iker Casillas tendrá que esperar su turno. Mientras siga así, será muy difícil que Diego López salga del once titular.

Los hombres de Carlo Ancelotti ofrecieron muchas dudas. En el primer disparo entre los tres palos del conjunto merengue, en el minuto 51, llegó el gol primer gol de Cristiano, que desatascó a su equipo con una diana de falta en la que colaboró el portero Manu Herrera.

Fue casi el único tiro a puerta que hizo el Real Madrid en todo el partido, que se lo llevó por inercia y con polémica para seguir la estela del Atlético de Madrid y del Barcelona, que ganaron ayer a Osasuna y Real Sociedad, respectivamente.

También ganó el Valencia, que consiguió en el último suspiro su segunda victoria consecutiva tras la crisis que a punto estuvo de costarle el cargo al técnico Miroslav Djukic. En un partido sin ocasiones ante el Granada, ganó 0-1 con un gol de Jonas Gonçalves en el minuto 93.

La aparición de Sergio Canales fue fundamental para dar una asistencia que reafirma el proyecto de Djukic. El jugador cántabro hizo olvidar todos los problemas del Valencia, acrecentados con la sanción a Adil Rami, suspendido de empleo y sueldo por unas declaraciones incendiarias.

Por último, el Sevilla, último clasificado, salió del pozo con una victoria balsámica frente al Rayo Vallecano (4-1), que encaja los goles de cuatro en cuatro. Si recibió esa cifra del Barcelona el fin de semana pasado en Vallecas, volvió a sufrir esa cantidad de dianas en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

Dos dobletes de Ivan Rakitic y el colombiano Carlos Bacca cerraron la crisis del cuadro hispalense y abrieron la del conjunto madrileño, que acabará la jornada en la última posición. El equipo de Paco Jémez suma sólo tres puntos de dieciocho posibles.