Tucson (AZ), 25 sep (EFEUSA).- Miembros de la comunidad latina en el sur de Arizona realizarán una vigilia por una reforma migratoria que ayude a "salir de las sombras" a los inmigrantes indocumentados, blanco de múltiples leyes e iniciativas en el estado.

"Queremos enviar un mensaje al Gobierno, tenemos más de dos décadas luchando por una reforma migratoria; ahora estamos más cerca que nunca, pero también ya no nos queda mucho tiempo para lograrlo", dijo hoy a Efe Julissa Villa, directora de Por un Arizona Unido, grupo que organiza la vigilia.

El evento, denominado "Clamando misericordia por una reforma migratoria", se llevará a cabo el viernes por la noche en el sur de Tucson, en el corazón de los barrios latinos.

"Tenemos que poner un alto a las deportaciones, tenemos familias disfuncionales donde los hijos quedan a cargo de un solo padre o inclusive solos debido a las deportaciones", dijo hoy Ana Santoyo, residente del sur de Arizona.

Por su parte, el negociante Fernando González dijo a Efe que hay políticos que siempre se están quejando del "costo" del inmigrante indocumentado, especialmente en Arizona, pero aseguró que nunca hablan de las enormes contribuciones económicas que éstos representan para la economía estatal.

"El inmigrante indocumentado es parte del motor que mueve la economía de los Estados Unidos, desde los campos, los puestos de comida, los hoteles, restaurantes, ahí vemos la mano de obra de nuestros hermanos. Los inmigrantes compran casas, autos, comida y, en otras palabras, pagan impuestos", dijo González.

"Conozco personas que son dueños de negocios que no tienen un estatus legal en el país, que con su trabajo generan empleo y benefician a sus comunidades", agregó.

Arizona se ha convertido en los últimos años en epicentro del debate migratorio después la gobernadora, Jan Brewer, firmó la ley SB1070, la primera ley estatal en criminalizar la presencia de indocumentados en el país.

También la semana pasada el estado anunció que comenzará a negar licencias de conducir a ciertos inmigrantes cuyo estatus migratorio todavía no ha sido definido y a quienes el Gobierno Federal les otorga permisos de trabajo. EFE