Michael Jackson murió por sus propias decisiones equivocadas, no por algo que haya hecho AEG Live, dijo el miércoles al jurado un abogado de la productora de la serie de conciertos con los que Jackson retomaría su carrera.

En su argumento final en el largo juicio por negligencia presentado por la familia Jackson, el abogado defensor Marvin Putnam dijo que la compañía no sabía nada de que Jackson usara propofol como auxiliar contra el insomnio y que no contrató al médico Conrad Murray para que lo atendiera en la serie de conciertos "This Is It" en Londres.

Putnam dijo que Jackson y AEG Live querían que los conciertos salieran adelante, pero dio a entender que la empresa habría abandonado la misión de haber sabido que Jackson estaba usando propofol.

"AEG sólo supo la verdad después de la muerte del señor Jackson", dijo Putnam. "AEG nunca habría accedido a financiar esta gira si hubiera sabido que el señor Jackson estaba jugando a la ruleta rusa cada noche en su habitación".

Murray fue sentenciado en 2011 por homicidio involuntario después de que le proporcionara una sobredosis de propofol a Jackson en 2009. El sedante no está creado para ser usado fuera de salas de operación.

Putnam también acusó a los abogados de la familia Jackson de pedir al jurado que no preste atención a los hechos que rodeaban las acciones del cantante.

"El señor Jackson eligió a su médico mucho antes de que eligiera la droga que lo mató", dijo Putnam. "Tomó algunas decisiones equivocadas que dieron como resultado una tragedia horrible. No se puede culpar a nadie más por sus decisiones equivocadas, él era un hombre adulto".

Un día antes un abogado de Katherine Jackson presentó a los ejecutivos de AEG Live y a Murray como mercenarios que sacrificaron la vida del astro pop al tratar de obtener una ganancia.

El abogado Brian Panish dijo que un contrato de 150.000 dólares al mes para atender a Jackson era la oportunidad para que Murray superara sus problemas financieros. El abogado acusó a los ejecutivos de AEG por no darse cuenta que Murray no era el adecuado para el trabajo.

La disposición de Murray para cerrar su consultorio y aceptar el trabajo con Jackson podría haber creado dudas si AEG Live hubiera investigado al cardiólogo, dijo el abogado.

"Obviamente era incompetente y no apto", dijo Panish. "Él causó la muerte de Michael Jackson".

Un asunto clave en el caso es si AEG Live o Michael Jackson contrató a Murray.

La empresa afirma que Jackson insistió que Murray lo atendiera porque el médico le estaba dando propofol.

AEG Live formuló un contrato para los servicios de Murray, según testimonios, pero sólo fue firmado por Murray. A pesar de esto, dijo Panish, el contrato era válido porque era el resultado de las negociaciones orales con Murray.

Panish sugirió que el jurado otorgue 290 millones de dólares a Katherine Jackson y los hijos del cantante por daños inmateriales que sufrieron como la pérdida de un ser querido. Agregó que 35 millones para Katherine Jackson y 85 millones para cada niño era una cifra apropiada ante sus expectativas de vida.

El abogado no reveló una cifra sobre los posibles daños económicos sufridos, pero instó al jurado a tomar su propia decisión mientras que le recordó que según testigos expertos, Michael Jackson podría haber ganado más de 1.000 millones de dólares de haber vivido más.

En el juicio no se requiere un veredicto unánime. Sólo nueve de los 12 integrantes del jurado deben llegar a un acuerdo.