Paul George quiere seguir jugando en Indiana. Larry Bird se ha cerciorado de cumplir su deseo.

El estelar alero de los Pacers llegó el martes a un acuerdo contractual de largo plazo, de acuerdo con una persona enterada de las negociaciones, quien habló a condición de permanecer anónima porque éste no se anunciará oficialmente sino hasta el miércoles.

No se revelaron de inmediato los términos del convenio, pero George estaría en condiciones de suscribir un contrato por cinco años y entre 80 y 90 millones de dólares, dependiendo del tope salarial.

El convenio de George como novato expiraba al final de la próxima campaña, y el jugador de 23 años, electo al Juego de Estrellas, habría sido seguramente una de las mayores atracciones en el mercado de agentes libres. Surgieron especulaciones de que George, originario del área de Los Ángeles, volvería a California para ser compañero de Kobe Bryant y devolver el lustre a la franquicia de los Lakers.

Pero tanto en público como en privado George dijo que su intención era ganar un campeonato con los Pacers.

Bird estaba determinado a llegar a un acuerdo antes del sábado, cuando se abren los campamentos de pretemporada. Por ello, decidió no participar el lunes en un torneo de golf que realiza anualmente la fundación caritativa de los Pacers.

En vez de ello, volvió a la oficina para seguir negociando.

"El dinero lo era todo aquí", dijo Bird entonces. "Sí, él quiere estar aquí y me lo ha dicho un millón de veces. Nosotros lo queremos aquí, así que falta encontrar una cifra que convenga a ambas partes".

Para el martes por la tarde, esa cifra se alcanzó y los Pacers conservarán en el futuro a un jugador que podría ser su piedra angular.

El alero de 2,03 metros, seis pies y ocho pulgadas, ha logrado mejoras notables en cada una de sus tres primeras temporadas en la NBA.

Fue un reservista clave como novato. En su segunda temporada se reveló como un titular indiscutible y el año pasado promedió las mejores cifras de su vida, con 17,4 puntos, 7,6 rebotes y 4,6 asistencias por partido.

Los números de George se incrementaron en los playoffs, cuando ayudó a que Indiana venciera a Atlanta y Nueva York, para llegar a la final de la Conferencia del Este. Los Pacers llegaron hasta el séptimo partido antes de caer ante Miami.