La gala inaugural de la Ópera Metropolitana, protagonizada por rusos, fue interrumpida por un manifestante que criticó la ley anti-gay de ese país.

El incidente ocurrió el lunes por la noche cuando se bajaron las luces del teatro para la función de "Eugene Onegin" de Tchaikovsky. El manifestante gritó que el presidente Vladimir Putin debe acabar, en sus palabras, con la "guerra contra los gays rusos".

El New York Times reporta que el hombre entonces se dirigió a los astros rusos de la noche, Anna Netrebko y Valery Gergiev, gritando que su "silencio está matando a los gays rusos".

Algunos miembros del público intentaron tranquilizarlo.

Guardias de seguridad le pidieron a cuatro manifestantes que abandonaran la sala, y lo hicieron.

Otros se aglomeraron afuera del edificio en el Lincoln Center con una gran pancarta en la que decía "Apoyen a los gays rusos".

Protestaban contra una nueva ley rusa que prohíbe "propaganda sobre relaciones sexuales no tradicionales".