La mamá Lindsay Lohan se declaró inocente de cargos que la acusan de manejar en estado de ebriedad en Nueva York.

Un juez en Hempstead suspendió la licencia de Dina Lohan el martes antes de dejarla en libertad sin fianza.

La policía estatal dice que Lohan, de 50 años, fue detenida a principios de mes presuntamente conduciendo con exceso de velocidad en una autopista en Long Island.

Una prueba de aliento mostró que la madre de la actriz tenía un nivel de alcohol en la sangre de más del doble del límite legal en Nueva York, de 0,08%. Recibió multas por manejar alcoholizada y con exceso de velocidad.

El abogado de Dina Lohan, Mark Heller, dijo el martes en la corte que su clienta no tenía antecedentes delictivos. Se fue del tribunal en un Rolls Royce plateado, como pasajera.

Su arresto se produjo apenas meses después de que su famosa hija completara su más reciente tratamiento de rehabilitación.