El presidente del gobernante Partido Revolucionario Institucional mexicano (PRI), César Camacho, aseguró hoy que a "China le importa que seamos un socio más eficaz", durante una visita a Pekín para consolidar los lazos entre su formación y el Partido Comunista chino (PCCh).

Así lo dijo en un encuentro con los medios de comunicación en Pekín, tras reunirse con algunos altos funcionarios del PCCh, entre ellos Liu Yunshan, presidente de la Escuela del Comité Central del Partido -órgano de formación de nuevos miembros-.

El líder priista destacó las buenas relaciones entre China y México, que el año pasado cumplieron el 40 aniversario de su restablecimiento, y puso como ejemplo que sus respectivos presidentes, Enrique Peña Nieto (candidato del PRI) y Xi Jinping, se hayan reunido tres veces desde que asumieron sus cargos.

Para Camacho, su visita a China forma parte del esfuerzo del PRI de hacer un "trabajo complementario" al de los encuentros entre los jefes de Estado, y destacó que el PCCh "ha mostrado interés por saber qué pasó en México, en donde, tras 71 años en la Presidencia, el Partido recuperó la Presidencia desde la oposición".

Sin querer abordar las diferencias entre el modelo mexicano y el sistema comunista chino, de partido único, el político aseguró que "hay más de un concepto y más de una manera de desarrollar la democracia".

"Nosotros respetamos cómo lo entienden en otros países. Porque quien tiene la última palabra son los ciudadanos de ese país", añadió.

También, dijo, "a nosotros nos importa mucho la formación de nuestros cuadros, y el Partido Comunista ha dado mucha relevancia a la formación de los suyos".

Convencido de que ambos países, otrora competidores por el mercado norteamericano, tienen muchas "similitudes", Camacho resumió de la siguiente forma la actual simbiosis entre las dos naciones:

"China ha consolidado un modelo económico, pero debe fortalecer su sistema político. Nosotros creemos que estamos en la fase terminal de la transición democrática. Hemos consolidado un modelo político, pero nos falta crecer más económicamente".

"Creemos que, aunque hay una cultura y una historia distintas, siempre encontraremos las coincidencias, los elementos en común. En ellos vamos a trabajar", agregó.

Presidente actual de un partido casi tan longevo como el PCCh (el PRI es solo 7 años más "joven" que el chino, fundado en 1921), y tras años de frías relaciones por su puja por el mercado estadounidense y el déficit comercial bilateral a favor de Pekín, Camacho aseguró que "China y México pueden hacer mucho más".

"China, empezando su desarrollo político sin detener su desarrollo económico, y México desarrollando su economía sin detrimento de su desarrollo político".

Sin aportar mayores precisiones, afirmó que "aún tenemos mucho que arreglar" en las relaciones chino-mexicanas, y comentó que habrá más visitas de este tipo, sobre todo de miembros jóvenes del PRI a China, antes de fin de año.

"México tiene que aprovechar su potencial en el mundo económico, a los chinos les importa que seamos un socio más eficaz. Queremos tener una posición protagonista en el mundo multilateral, donde China es un gran actor y México no será menos".

Camacho, que además de Pekín viajará a Shanghái y a Xian y estará en el país hasta el sábado, resumió que "no se trata de adoptar, sino de adaptar las experiencias de otras latitudes". EFE