El Barcelona goleó 4-1 a la Real Sociedad el martes y el equipo dirigido por el argentino Gerardo Martino igualó el mejor arranque de su historia con seis victorias en seis fechas en la liga española, las mismas que acumula el Atlético de Madrid tras imponerse 2-1 a Osasuna para alcanzar también su propio récord.

Goles del brasileño Neymar a los cinco minutos, el argentino Lionel Messi a los ocho, Sergio Busquets (23) y Marc Bartra (77) tumbaron a una Real que llegó al Camp Nou con la vitola de mejor equipo defensor del campeonato, con apenas tres tantos encajados, y acabó recortando por vía de Alberto De La Bella (64).

Pero bajo la tutela del debutante Martino, el vigente campeón parece dispuesto a seguir la estela del pasado curso, cuando firmó la mejor primera vuelta de la historia con 55 puntos conseguidos de 57 posibles.

Por ahora, acumula 18 de 18 y lidera la clasificación junto al Atlético de su compatriota Diego Simeone, que superó al Osasuna gracias un doblete del brasileño Diego Costa (18 y 25) y también sigue perfecto. El solitario tanto visitante lo marcó Oriol Riera (42).

El Barsa también arrancó con seis victorias la pasada campaña, así como las de 2009-10, 1997-98, 1990-91 y 1929-30 y, pese a nunca lograr hilvanar el séptimo triunfo de inicio, en cinco de ellas acabó campeón.

La última vez que el Atlético empezó con media docena de victorias fue en la temporada 1991-1992.

En otros cotejos, el Levante-Valladolid acabó en 1-1 con goles de Babá Diawara (36) por parte local y Javi Guerra (42) por los visitantes, mientras que el argentino Fernando Tissone (67) y Francisco Portillo en los descuentos le dieron el triunfo al Málaga, por 2-0 sobre el Almería.

El Real Madrid, tercer clasificado con 13 unidades, enfrenta el miércoles al Elche.

Curiosamente, la Real no tuvo un mal inicio en el Camp Nou, pues a los tres minutos de juego Haris Seferovic ya había impactado un violento zapatazo al travesaño de Víctor Valdés.

Pero fue un espejismo, pues el Barsa pronto cobró ventaja con un estrambótico gol de Neymar, el primero en liga y de local, después de que un error de comunicación entre Liassine Cadamuro y el arquero chileno Claudio Bravo dejó el balón a pies del brasileño, rematador a placer.

Envalentonado, Neymar progresó por la izquierda en su siguiente aproximación, superando a Markel Bergara y Daniel Estrada y centrado de zurda para Messi, quien cabeceó en plancha su séptimo gol del campeonato.

En plena avalancha local, Bravo tuvo que salir a abortar una escapada de Neymar previo al gol de Busquets, logrado de zurdazo lejano tras una pérdida de balón donostiarra y una serie de rebotes en el área, incluido un balón de Messi al travesaño.

El rosarino tampoco pudo finalizar poco después una jugada preciosista y elaborada entre Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Neymar y el propio Messi, que merecía mejor destino, y Bravo también tapó su último balazo antes del descanso.

La segunda parte inició sin el argentino Javier Mascherano, sustituido por lesión, y Bartra ocupó su lugar en la zaga azulgrana.

Messi pronto volvió a probar a Bravo con un latigazo y luego apuntó demasiado alto tras marcharse por velocidad, seguido de otro disparo de Neymar al cuerpo del chileno.

Bajado el pistón local, la Real pudo recortar gracias a un balón ganado en el área por Imanol Agirretxe, hábil asistente para De La Bella, que batió a Valdés por vez primera en tres partidos y rompió el gafe de tres sin gol de los "txuri-urdin".

El arquero volvió a intervenir para tapar un zurdazo lejano de Griezmann, pero no hubo más noticias de la Real y sí de Bartra, puntual rematador de un centro de Messi en el área contraria para el 4-1 final.

"Estoy muy feliz por mi primer gol en la liga, que no fue bonito pero entró; aunque lo más importante era la victoria. El equipo está mejorando y yo estoy disfrutando", declaró Neymar.

Martino consideró que la continuidad del fútbol del Barsa "fue extraordinaria".

"Sostener esto no es fácil, pero intentamos tener variaciones en el juego", explicó el técnico, quien justificó la sustitución de Messi "para cuidarlo y tenerlo en la mejores condiciones al final de la liga".

Costa evidenció su excepcional estado de forma al impulsar al Atlético con su sexto y séptimo gol del campeonato, igualando el total de Messi.

El primero llegó después de que Sisí González hizo temblar el arco rojiblanco con un zapatazo a la madera, y gracias a un buen cruce de Juanfran Torres desde la derecha. Del mismo lado cayó también el segundo, aunque a servicio de Jorge Resurreción "Koke" y rematado de cabeza.

La segunda parte pintaba plácida para el equipo de Simeone, pero antes del descanso recortó Riera al empujar un tiro libre botado por Patxi Puñal.

Ni Costa ni Arda Turan supieron definir numerosas ocasiones tras la reanudación, y el Atlético acabó pidiendo la hora.