Se dio a conocer al mundo como "chica Bond", junto a Pierce Brosnan, en "Tomorrow Never Dies" (1997) y su consagración llegó con "Tigre y Dragón" (2000) de Ang Lee. Pese al lustroso currículum, para la actriz malaya Michelle Yeoh "la familia y la comida son lo más importante".

Y esos son precisamente los temas sobre los que trata "Final Recipe", la película de la coreana Gina Kim que ha presentado en la sección Culinary Zinema del festival de Cine de San Sebastián (norte de España).

Yeoh interpreta a Julia, una reputada crítica gastronómica y productora ejecutiva de un programa de cocina que se dedica a descubrir talentos, como David (Chin Han) o su hijo Mark (Henry Lau), descendientes ambos de Hao, que también fue en su día un famoso chef, aunque ahora está en la bancarrota.

"La película trata sobre tres generaciones de hombres, con problemas para reconciliarse, y me pareció que era una idea interesante porque es algo que sucede en la sociedad hoy", señala Yeoh en la terraza del hotel María Cristina.

"El padre que quiere mantener la manera antigua de hacer las cosas, el hijo que quiere hacer lo mismo, pero de otra manera, y el nieto, el más joven, que solo quiere que los dos anteriores le quieran", precisa.

Yeoh fue de las primeras en llegar a San Sebastián, desfiló por la alfombra roja en la jornada inaugural del festival. A la mañana siguiente salió a correr por la ciudad, que visita por primera vez, y que le parece "preciosa".

Ante la pregunta de si le gusta cocinar, la actriz asiática rompe a reír.

"Me gusta que otros cocinen. Creo que la última vez que cociné yo fue en la Universidad, tiempos desesperados exigen medidas desesperadas", bromea.

"Luego me mudé a Japón y me acostumbré mal porque tengo amigos que cocinan maravillosamente, y siempre prefiero ir a restaurantes -de moda o sencillos-. En Malasia es igual, nunca tengo que entrar en la cocina porque los amigos de mi madre y los míos cocinan. Siempre estoy rodeada de comida, soy muy afortunada", admite.

Aún así, conoce bien el mundo culinario. "Vivo en Hong Kong y en Malasia, dos países conocidos por su gastronomía, y hoy en día estás expuesto en la televisión, con programas como Master Chef, The Dish Chef, etc., es parte de nuestra vida".

El anterior papel en el cine de la actriz, de origen chino, fue "The Lady" (2012), en la que encarnó a la líder opositora birmana Aung San Suu Kui, que pasó siete años de arresto domiciliario, y también ha protagonizado la adaptación cinematográfica de "Memoirs of a Geisha", de Rob Marshall.

"Muchos directores y productores piensan en mi para papeles de mujeres muy fuertes", admite, "supongo que lo tomaré como un cumplido".

En "Final Recipe", prosigue, "interpreto a una mujer que también es vulnerable, por sus defectos, sus incapacidades físicas con las que tiene que tratar de lidiar y al mismo tiempo ser fuerte".

"Pero las mujeres en general tratan de hacer eso, es parte de nosotras y corresponde a nuestro lado maternal (...), podemos ser vulnerables, pero al final del día tenemos que ser capaces de mantenernos firmes".

Tal y como se anunció en la pasada edición del Festival de Cannes, la aclamada "Tigre y Dragón" tendrá una segunda parte y Yeoh volverá a estar en ella, aunque sin la batuta de Ang Lee, cuyo silla será ocupada por el chino Woo-Ping Yuen.

"Ang ha evolucionado. Él ya hizo el milagro, no puede volver atrás para hacerlo mejor", explica Yeoh. "Si te fijas en su filmografía, él nunca hace lo mismo dos veces, y creo que ésta es una buena oportunidad para otro director, alguien como Woo-Ping, que llegue con una nueva visión".

El proyecto aún está en fase de guión. "John Fusko está en ello, trabajando duro", concluye.

Magdalena Tsanis.