Tony Parker tiene al fin un título internacional para ostentar junto con sus tres anillos de campeón de la NBA, aunque fueron sus compañeros los protagonistas en la coronación de Francia en el Eurobasquet.

Parker tuvo un partido inusitadamente discreto, pero Nicolas Batum y Boris Diaw hicieron los puntos que permitieron a Francia imponerse el domingo 80-66 a Lituania en la final para conseguir su primer título internacional relevante.

La victoria puso fin a una década de frustración de Parker y de una talentosa generación francesa, que perdió hace dos años la final ante España y que ganó el bronce en 2005.

"Hemos seguido una trayectoria increíble para ganar este título", dijo Parker. "No lo cambiaría por nada".

El escolta de los Spurs de San Antonio guió a Francia al título mundial sub18 en 2000, y prometió entonces que daría también a la selección mayor su primer éxito internacional. Trece años después cumplió su palabra.

"La noche anterior, fui a la habitación de todos en el hotel y les dije que de ningún modo perderíamos este partido", recordó Parker.

Francia resolvió un partido apretado al finalizar el tercer cuarto con un ataque de 14 puntos sin respuesta. Lituania no pudo anotar en cuatro minutos.

La ventaja de los franceses creció a 22 unidades cuando restaban tres minutos en el tercer periodo, y Lituania ya no tuvo oportunidad de remontar.

Batum anotó 17 puntos y Diaw añadió 15, mientras que Linas Kleiza encabezó la ofensiva lituana con 20 unidades.

Parker totalizó 12 puntos, luego de anotar apenas cuatro en los primeros tres cuartos. Pero su liderazgo antes de la final, incluidos 32 puntos en las semis contra España, el campeón defensor, le valieron el premio al Jugador Más Valioso del certamen.